La reputación de mil años puede ser determinada por la conducta de una hora
Proverbio Japonés