La gente enseña para disimular su ignorancia, lo mismo que sonríe para ocultar sus lágrimas
Oscar Wilde