El hombre que ha empezado a vivir seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera
Ernest Hemingway