De verdad te lo digo: me voy padre de tu casa… Lo digo así, ¡de tu casa!, porque no la siento mía. Porque aunque aquí he vivido desde el día en que nací, cuando empecé a comprender, comprendí, debo decirlo así, comprendí que con nacer no basta para ser tu hijo, para tener tu ternura y para tener tu cariño.

Y por eso me voy, y ¡gracias! lo digo sinceramente, nada me falto a tu lado, ni la casa, ni la escuela, ni el juguete favorito, ni la ropa que hoy me viste o el coche que ayer use…

Pero, ¿Soy tan ambicioso, parezco tan exigente si te digo que no basta, que no fue suficiente ni el dinero, ni la ropa, ni ese coche, ni esta casa, porque quiero -por que siempre quise- algo más que no me diste?

Y tu abultada cartera, fuente siempre surtidora de remedios materiales, nunca contuvo billetes para comprar un solo minuto de tu atención necesaria, de tu tiempo fundamental para ocuparte de mí.

Pensaras que fui un buen hijo, ¡Claro! porque nunca te enterabas:
¿Sabes que troné en la escuela, que termine con mi novia y corrí una borrachera en antros de mala nota, que probé la marihuana, que hacia pinta en el colegio, o que le robé a mama?

No, no lo sabes, nunca hubo tiempo de pensar en triviales cosas, total dices que “los adolescentes somos traviesos y flojos, pero que al hacernos hombres enderezamos los pasos”

¡Te equivocas no era el caso! y toda mi rebeldía era un grito de llamada al que nunca respondiste, el quizá tu ni oíste…

Y si tú me preguntaras en que punto me fallaste solo podría responderte:

¡Me faltaste!

Pero ¿para que le sigo?
Ya no es hora para quejas.
Faltó… lo que me hizo falta
¿Qué que voy a hacer?
¡Quien sabe!
¿Qué a dónde he de ir?
¡No importa!

¿Qué de donde hallaré el dinero para pagar esta vida a la que me has acostumbrado?

No puedes creer que viva sin aire acondicionado, sin vehículo a la puerta, sin “feria” para la disco sin las chicas, sin las fiestas, sin un padre involucrado en industrias y otras empresas, que es importante en política y que frecuenta altas esferas.

¿Qué no he de vivir sin todo esto?
¿Qué así mi vida esta hecha?
¿Y quién dijo que era vida la estancia en estos salones de los que sales y entras, donde nunca puedo verte ni decirte:
“Papi hoy si te quedas”?

Nunca he vivido en tu casa, nunca ha sido vida ésta.
Ahora es que voy a vivir fuera de aquí, lejos de aquí, sin la esperanza de que un día vengas a mi…y nunca llegues.

Me voy padre, tus negocios en inversiones de amor se han ido a la banca rota y declaras la quiebra en el comercio de mi amor.

Pagaste caro y seguirás pagando, y hoy pierdes casi toda la inversión. Pero si sacas en venta los pocos bienes que quedan, para salvar el negocio, ¡me propongo como socio!

Y atiende bien a mi oferta que no habrá mejor postor.

Yo te compro para padre, el tiempo que no tuviste para dárselo a tu hijo.

Te lo compro todo, par gozarlo, todo ese cariño inútil que nunca supiste usar.

Pagaré bien por tu risa, por tu palabra, por tu sonrisa, y pagaré más por tu caricia, tu preocupación, tu celo, tu cariño y por tu amor.

¡Te los compro!, ¡Te los compro todos!, y aunque no se bien de finanzas, podré ser un buen comprador.

Y si te vendes para padre,

¡YO TE PAGO MI CORAZÓN!

Miguel Angel Cornejo
http://www.cornejoonline.com