Aprender a Aceptar

Voy a contarles algo de mi computador (ordenador) principal con el que trabajo. El computador está repleto de gran cantidad de programas avanzados: suites para oficinas, tratamientos de imágenes, tratamientos de audio, tratamientos de vídeos, traductores, etc. Lo utilizo para mi trabajo editorial y producir material para todo el mundo sobre desarrollo personal. Lo sé usar más o menos bien. Sin embargo, aún hoy, la gran mayoría de la humanidad no conoce los computadores, nunca han tenido uno cerca.

Algunos, se encuentran con ellos por primera vez y aprenden a encenderlo. Todavía se asombran por lo que la máquina hace sola y no se atreven a tocarlo, no sea que se eche a perder. Prefieren recurrir a que lo hagan sus hijos o nietos. Los menos, comienzan a aprender a utilizar programas básicos. En esta situación se encuentran casi todos los usuarios de un computador. Utilizan al mínimo los programas, quizás la milésima parte de su potencialidad. Lo usan poco más que como lo harían con una máquina de escribir.

Como vemos, la información y los datos están en este gran PC. Y la mayoría ni siquiera sabe que existe o para qué sirve. Pero la información, los programas y lo que potencialmente se puede hacer con ellos están allí.

Hasta que unos pocos aprenden a darse cuenta que existe y comienzan a comprender para qué podría servir. Una vez que aceptan esta realidad, están en condiciones de preguntarse cómo hacer para usarlo y sacarle provecho.  Evidentemente, solos no podrán, y si lo logran, sería un procedimiento por ensayo y error, muy lento y poco eficiente. Se necesitará un maestro (en informática) o al menos, un experto.

Bajo su guía, podrá actuar. Aprender, practicar, experimentar, dejarse evaluar y luego aprender a juzgar los resultados. El sistema funcionará si utilizamos sus reglas, las que debemos asimilar y respetar. Los programas no estarán a nuestro servicio si no sabemos respetar sus reglas.

Para que este conocimiento y estas potencialidades fluyan a través de nosotros, tenemos que DARNOS CUENTA, ACEPTAR Y ACTUAR. Y esto, bajo la orientación de quien conoce el sistema. Los que tienen el privilegio de darse cuenta deben considerar estos pasos y esta guía, si no, es perder el tiempo y no aprovechar ese privilegio tan especial que tienen tan pocos seres humanos todavía: darse cuenta de las posibilidades que la vida nos da, aceptar que somos ignorantes y actuar para aprender, apoyándonos en los expertos.

Así, la Inteligencia Oculta puede comenzar a ser develada, el inmanifestado comenzar a manifestarse, la realidad plegada, comenzar a desplegarse.

Sergio Valdivia Correa
Conferencista internacional, profesor, locutor profesional,
Asesor de Liderazgo en diversos congresos internacionales


Copyright © 2017 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com