Marketing en la Web

A diferencia de los medios masivos de información, la Internet ofrece la posibilidad de interactuar más fácil y efectivamente con las personas. Dicho lo anterior, podremos entender los alcances que la Internet ofrece a los mercadólogos del siglo veintiuno.

En términos muy generales, la Internet puede utilizarse como parte de la estrategia de construcción de marca (Imagen), para interactuar con los clientes recibiendo y atendiendo reclamos o consultas (CRM), como herramienta de venta (e-commerce), o como una mezcla de todas las anteriores, lo importante es saber y definir claramente cuál de estos objetivos es el que deseamos perseguir.

Debe destacarse que el desarrollo de un sitio web es un proyecto estrictamente de Marketing y no de Informática como muchos suelen creer. Como visto anteriormente, los fines por los cuales se desarrolla un sitio web están relacionados con el exterior de la empresa, es decir el mercado meta de la misma. Esto es muy importante porque una vez construido el sitio, la empresa deberá interactuar con sus grupos objetivos y es el departamento de Marketing el llamado a hacerlo dada su formación y conocimiento del mercado, además los departamentos de Informática tienden a centrarse principalmente en la parte técnica del proyecto apartándose del enfoque mercadológico.

Un buen sitio en Internet debe tener el balance perfecto entre desarrollo arquitectónico, programación de sistemas y diseño gráfico, por lo que debemos evitar caer en el hipnotismo que causa este último. Dado que el diseño gráfico es lo primero que apreciamos en un sitio web y ciertamente lo más vistoso, corremos el riesgo de ser cautivados por el mismo y no ver la enorme importancia que tienen los otros elementos en el balance total del sitio, pues de nada les servirá tener un lindo sitio si éste no navega bien o no permite una correcta interacción con sus visitantes.

Otros recursos que deben tomarse en cuenta en el mercadeo actual son las Intra-net y Extra-net. La primera ofrece la oportunidad de que la organización cuente con un sitio interno por medio del cual se comparta una plataforma de información común para todos sus miembros logrando con esto eficientar ciertos procesos, pero más importante aún lograr sincronizar a toda la organización con los objetivos y valores de la misma de cara a los clientes y el mercado; y la segunda permite incorporar a suplidores y clientes institucionales permitiéndoles a estos últimos comprar directamente a la empresa por medio de la misma, acción conocida como Business to Business (B2B).

En conclusión podemos decir que la era de la Internet de los sitios bonitos quedó en el siglo pasado. En el siglo que vivimos, los proyectos de Internet van mucho más allá de la búsqueda de felicitaciones por contar con un sitio atractivo, los proyectos de Internet deben obedecer a objetivos y estrategias muy profesionalmente delineadas los cuales generalmente no son conocidas por el público general.

Ruben Rochi
Licenciado en Mercadotecnia, Maestría en Administración y Dirección de Empresas;
con mas de 20 años de experiencia en Marketing


Copyright © 2018 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com