El guerrero de la luz se comporta como un niño. La gente se escandaliza. Se han olvidado de que todos necesitamos divertirnos, jugar, ser un poco irreverentes, hacer preguntas inconvenientes e inmaduras, decir tonterías en las cuales ni siquiera nosotros creemos.

La gente pregunta horrorizada: “¿Es eso el camino espiritual? ¡Qué inmaduro, parece un niño!”

El guerrero se enorgullece de este comentario, porque sabe que la consecuencia lógica de la maduración es el proceso de podredumbre. Es así en la naturaleza y también en la vida.

Y mantiene su inocencia y alegría, aunque sin perder de vista su misión.

FUENTE: http://www.paulocoelho.com
“Guerrero de la Luz Online, publicación de www.paulocoelho.com.br

Sant Jordi Asociados Agencia Literaria S.L
http://www.santjordi-asociados.com
Traducido por Montserrat Mira