Sonríe al despertar, te dispondrá a tener un día de éxito.

Sonríe al saludar, le darás alegría a los demás.

Sonríe al trabajar, disfrutarás tus responsabilidades.

Sonríe al ordenar, y tu gente más fácilmente se dejará conducir.

Sonríe al servir, enriquecerás todo lo que haces por los demás.

Sonríe al preguntar, esto te facilitará las respuestas.

Sonríe al hablar, harás más grata tu presencia.

Sonríe y embellecerás tu rostro, será una señal para atraer la atención de aquellos a quienes amas. Y si ante la adversidad te atreves a esbozar una sonrisa, tu espíritu se ennoblecerá.

Recuerda siempre que para dar rienda suelta a tu alegría la expresión más sublime de tu alma será tu sonrisa.
Miguel Angel Cornejo
http://www.cornejoonline.com