Mantén el Entusiasmo! Cómo no Caer en una Espiral Depresiva (Parte 1)

Las emociones no sólo nos ocurren; también las hacemos. Es decir: si bien de pronto te puedes percatar de que estás deprimido o experimentando cualquier otro estado emocional esta emoción no se da por casualidad. Más aun, no se mantiene por sí sola y requiere de ciertas condiciones para perdurar y crecer. Condiciones que está en ti detener y modificar para abrirle paso a otras energías.

En este sentido te ofrezco lo que, en mi opinión, son algunas estrategias básicas para evitar, o incluso revertir, una espiral depresiva:

Cambia tu Corporalidad
La depresión necesita de un cuerpo particular para crecer en ti: hombros caídos, cabeza hacia adelante, mirada baja, rostro “triste”, respiración pausada pero poco profunda, movimientos lentos.

Imagina a tu cuerpo como un conductor de las energías emocionales. Si cambias la forma de tu cuerpo, su conductividad se modifica: impide el “paso” de ciertas emociones y facilita el surgimiento de otras.

A veces es difícil salir de una depresión "pensando"; en estos casos, puede ser más rápido y efectivo intervenir en tus emociones a través de la corporalidad.

¿Quieres salir de una depresión o impedir que se amplifique? Cambia tu cuerpo. Activa tu fisiología. Haz ejercicios. Baila. Muévete de manera diferente, muévete más rápido. Sal a caminar. Practica un deporte. Haz el amor. ¡Sonríe!

Enriquece tus Significados
Tus emociones sean éstas de baja o alta energía se alimentan de tus interpretaciones, de cómo percibes los hechos. Parafraseando a Epícteto (filósofo griego), no son las circunstancias, sino tu opinión sobre ellas, lo que te afecta profundamente.

¿Cuál es el significado que le estás asignando a lo que te ocurre? Muchas veces, de manera automática y poco consciente, generamos conclusiones sobre los hechos que poco nos ayudan a sentirnos bien. Si cambias tu opinión, modificas tus interpretaciones y cuestionas tus conclusiones, puedes modificar tu sentir.

“La realidad en la que te encuentras puede ser alterada por ti en cualquier momento. No se altera al cambiar lo que está afuera de ti; se modifica cambiando cómo eliges procesar tu vida”.

—Wayne Dyer

Dos poderosas preguntas que pueden servirte para adueñarte de tus interpretaciones y encontrar aquellas que en vez de frenarte te impulsen a superar tus retos son:

Lo que ocurre, ¿qué otra cosa podría significar?

Si esta situación pudiera tener un significado positivo,
¿cuál podría ser?

Ante una circunstancia particular hay infinidad de interpretaciones posibles. ¿Por qué no elegir aquellas que te permitan sentirte mejor y darte las fuerzas para salir adelante?

Dirige tu Atención
¿A qué le estás prestando atención? ¿Con qué tipo de ideas y conversaciones estás alimentando tu mente?

Hay quienes en estos momentos consumen dosis intravenosas de CNN y otros canales noticiosos. Se necesita ser inhumano para ver noticias por cuatro horas al día (y eso que conozco a quienes se meten maratones de más horas) y no salir deprimido. ¡Ponte a dieta mediática! El mundo no va a cambiar por que tú veas, escuches o leas más o menos noticias. Pero tu mundo sí puede cambiar al conectarte con otro tipo de programas, ideas y conversaciones.

Además, el ver televisión es una actividad pasiva y la inactividad es terreno fértil para la depresión. Apaga el televisor y ponte a hacer algo que implique entrar en movimiento físico o mental hacia tus metas.

Dirige tu atención hacia situaciones y actividades que sean fuente de energía y no desagüe de tu vitalidad. Aquello en lo que te enfocas, crece; aquello que desatiendes, se debilita. Enfócate en tus posibilidades y desatiende tus limitaciones.

Aumenta tu Productividad
La depresión crece en la inactividad y se debilita en la acción. ¡Ponte en acción! Haz algo que te dé una sensación de productividad. No me refiero necesariamente a que "trabajes"; puede ser una actividad doméstica. Lo importante es que te de una sensación de avance y de logro inmediato.

Al deprimimos no nos provoca hacer prácticamente nada: echarnos frente al televisor, quedarnos encerrados, no hablar con nadie. Parte de la clave para surgir nuevamente está en decidir revertir esa tendencia y ponerte en acción productiva. Mientras más pronto lo hagas, mejor.

Fíjate una meta simple y de rápido alcance. Ponte a trabajar en función de ella. Obtén un logro, por pequeño que sea, y celébralo. De esta forma estarás alimentando la sensación de estar en control de tu vida y el hecho de que, incluso en medio de la incertidumbre, puedes progresar hacia tus metas.

Es clave reconocer que la depresión así como toda emoción si bien puede iniciarse por estímulos externos, sólo crece en tu interior a medida que le abres espacio para crecer. Muchos están en este momento cediéndole más y más espacio en su psique y su cuerpo a la depresión, mientras asfixian su entusiasmo; haz lo contrario: sofoca la depresión y ábrele las ventanas al entusiasmo.

Recuerda una idea fundamental: acción mata depresión. La única manera de contrarrestar esa emoción es poniendo éstas y otras ideas en práctica.

Si hay pasión y estás en acción, no hay depresión mas sí entusiasmo. Entonces, parte de la clave está en... ¡poner tu pasión en acción!

Leopoldo Alcalá
Autor y Conferencista Internacional. http://www.pasionenaccion.com


Copyright © 2006 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com
Johndany Solutions C.A. - RIF: J-30851494-2