7 Pasos para diseñar tu Éxito (3ra Parte)

Paso 6: ATERRIZA

¡Falta poco para finalizar! Mantente conmigo. Apenas dos pasos más. Pero antes, hagamos un recuento de lo que tienes hasta ahora:

  • Un inventario de tus éxitos.
  • Un inventario de cosas que quedaron pendientes, con la claridad de qué vas a abandonar, posponer o a reasumir.
  • Una lista de aprendizajes y reflexiones para mejorar continuamente.
  • Un balance honesto de tu situación actual.
  • Una lista de sueños, metas y deseos para los próximos años.
  • Tres a cinco metas principales redactadas de manera retadora, específica y motivadora, que son alcanzables, tienen un tiempo asignado y están alineadas con tus valores.
  • Cada meta principal alimenta tu pasión por dar lo mejor de ti al estar claro en el "por qué" y "para qué" ir tras ella.

Ya esto te pone en un espacio de claridad, enfoque y determinación que muy pocos llegan a experimentar alguna vez.
Tu claridad, enfoque y determinación te brindan poder. Poder para vivir como el arquitecto --e ingeniero-- de tu propio éxito.

Ahora hay que aterrizar las metas.
Para ello, y por cada una de tus tres a cinco metas principales, vas a hacer dos listas.
La primera comprende tus obstáculos y limitaciones actuales en relación a tu meta.
¿Qué te impide o frena el lograr tu meta?
¿Por qué esa meta no está ya realizada en tu vida actualmente?
¿Qué te distancia de ella?

Esta lista es de vital importancia, ya que te ayuda a identificar aquello que debes resolver primero para lograr lo que quieres. Mucha gente falla en sus intentos de logro de metas porque obvian este paso. Afortunadamente, esta vez tú vas a hacerlo distinto.

Simplemente, enumera los obstáculos principales, tanto internos como externos. Un obstáculo interno puede ser, por ejemplo, falta de disciplina o la carencia de algún conocimiento en particular. Uno externo puede ser la falta de algún recurso, como podría serlo el financiero o incluso el tiempo.

Esta primera lista te va a servir para hacer la segunda: tu plan de acción para alcanzar tu meta.

En el paso 4 clarificaste el "qué" y en el 5 el "por qué" y "para qué" de tu meta. Ahora te toca responder al "cómo".
¿Cómo vas a lograr esta meta? Usa tu lista de obstáculos para alimentar esta segunda lista. Al tener claro tus limitaciones, varias de tus acciones deben surgir con una única misión: superarlas.

Si no sabes cómo lograr algo, quizá una de tus acciones es aprender más al respecto o reunirte con alguien que pueda asesorarte y servirte de guía.

No pretendas ser perfecto con este plan de acción. Haz lo mejor que puedas por el momento. Al menos enumera las cinco o más acciones principales que te llevarán a la superación de tus obstáculos y al logro de tus metas.

Paso 7: AVANZA

¿Todavía estás conmigo? ¡Qué bueno! ¡Te felicito!
Ahora viene el último paso, uno que va a durar todo el año: avanzar hasta el cumplimiento de tus metas.
El avanzar está compuesto por dos elementos: movimiento y dirección.
El primero implica, obviamente, ponerte en acción... ¡de inmediato!
Te lo digo en serio: una vez pasado por este proceso de siete pasos, tu principal misión es generar moméntum. Es decir, tomar el primer paso, manifestar en la acción tu compromiso al éxito y poner la rueda de tu progreso a girar.
Pregúntate, por cada meta:

¿cuál sería una acción simple que podría tomar dentro de las próximas 24 horas para comenzar el avance hacia mi meta?

Puede ser tan simple como hacer una llamada, buscar algo por Internet, enviar un e-mail, comenzar a leer un libro o contarle a alguien sobre lo que quieres lograr para usar la fuerza de un compromiso público.
Sea lo que sea, asegúrate de arrancar el proceso de manifestar tu meta lo antes posible.
¡Muéstrate a ti mismo --y al Universo-- que estás hablando en serio!

El segundo elemento es la dirección: evaluar periódicamente tu rumbo para corregir de ser necesario y no desviarte del logro de lo que quieres.

No hagas como la mayoría: hacen sus metas o resoluciones anuales y luego vuelven a revisarlas... ¡un año después!
En la gerencia hay un principio: sólo aquello que mides puede ser administrado eficazmente.
Lo mismo ocurre con tu proceso de éxito. Cada semana --o cuando mucho cada mes-- revisa tu "plan de vuelo". ¿Te estás acercando a tus metas o te estás alejando de ellas?

Además, lee todos los días --al menos una vez en la mañana al despertarte y otra vez en la noche antes de acostarte-- tus metas principales junto al "por qué" y "para qué" de las mismas.

Así estarás programando tu mente con un propósito: que te proporcione las ideas y reconozca las oportunidades que te permitirán acelerar tu camino hacia el éxito deseado.

Reconoce. Sincérate. Sueña. Enfócate. Apasiónate. Aterriza. Avanza.

Estos 7 pasos te permitirán iniciar tu nuevo año con una claridad y fuerza envidiables. Este proceso asegurará el que este próximo período de tu vida no sea una repetición del anterior, sino el mejor que has vivido hasta ahora.

Lo que te resta es mantenerte avanzando.

¿Cómo?
¡Poniendo tu pasión en acción!

Leopoldo Alcalá
Autor y Conferencista Internacional


Copyright © 2018 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com