El Guerrero de la Luz no teme parecer loco.

Habla en voz alta consigo mismo cuando está solo. Alguien le enseñó que ésta es la mejor manera de comunicarse con los ángeles y el se arriesga al contacto.

Al comienzo se dá cuenta de que es difícil. Piensa que no tiene nada que decir, que repetirá tonterías sin sentido.

Pero aún así, el guerrero insiste. Cada día conversa con su corazón. Dice cosas con las que no está de acuerdo, cosas absurdas.

Un día percibe un cambio en su voz. Y comprende que está canalizando una sabiduría mayor.

El guerrero parece loco, pero esto es apenas un disfraz. Se atrevió a pedir a su ángel las informaciones que necesitaba y consiguió recibirlas.

FUENTE: http://www.paulocoelho.com
“Guerrero de la Luz Online, publicación de www.paulocoelho.com.br

Sant Jordi Asociados Agencia Literaria S.L
http://www.santjordi-asociados.com
Traducido por Montserrat Mira