En los albores del Siglo XXI, los Tres Reyes Magos quisieron darle un regalo muy especial a la humanidad:

Baltasar le otorgó la libertad, una igualdad que aún hasta nuestros días no es una realidad; la ofrendó para que los seres humanos comprendieran al fin que el color de la piel no hace ninguna diferencia, que la verdad está en el espíritu humano, el cual no se distingue por tinte alguno, siendo el don de la libertad un derecho que hasta Dios respeta.

Melchor le otorgó la justicia, pues la ambición del ser humano ha sido tan mezquina, que sin importar la sangre derramada ha invadido, asesinado y violado, para apoderarse de lo que por derecho natural a otros pertenece; y la paz, una de las mayores aspiraciones de muchos pueblos, que padecen la codicia y la tiranía de unos cuantos seres virulentos que han pisoteado los derechos humanos y la verdad.

Gaspar le quiso entregar a la humanidad la virtud de la fraternidad; un mundo sin divisiones y sin fronteras, sin estructuras jurídicas y sólo unido por el amor, por ese sentimiento de solidaridad de quien le duele la pobreza y la miseria de sus semejantes, de quien no tolera el llanto de un niño abandonado, la soledad de un inválido o el olvido de un anciano; un mundo para compartir, no importando la nacionalidad, raza o color.

Los Tres Reyes Magos discutieron sobre la forma de hacer llegar esos presentes a todos los seres humanos, quienes a pesar de haber sufrido guerras, hecatombes y desastres aún no han comprendido los valores universales que deben regir a la humanidad. Finalmente decidieron colocar estos regalos en una estrella en el firmamento que con su luminosidad guiara a los idealistas de nuestro tiempo, para seguir el camino del amor y de la bondad y pidieron a Dios que tocara el corazón de los soñadores: Hombres y mujeres, paladines comprometidos con su misión histórica para forjar la paz de un mundo mejor y de ser el origen de una nueva generación, la era de los seres que luchen por su naturaleza: La esencia del Amor.

Miguel Angel Cornejo
http://www.cornejoonline.com