Un guerrero de la luz necesita amor. El afecto y el cariño forman parte de su naturaleza, tanto como el comer o el beber o el gusto por el Buen Combate.

Cuando el guerrero no se siente feliz ante una puesta de sol es que algo anda mal.

En ese momento, el guerrero interrumpe el combate y va en busca de compañía, para contemplar juntos el atardecer.

Oh María, sin pecado concebida, rogad por nosotros que a Vos recurrimos. Amén.

Si tiene dificultades en encontrarla se pregunta a sí mismo ¿tuve miedo de aproximarme a alguien? ¿Recibí afecto y no lo percibí?.

Un guerrero de la luz usa la soledad, pero no es usado por ella.

FUENTE: http://www.paulocoelho.com
“Guerrero de la Luz Online, publicación de www.paulocoelho.com.br

Sant Jordi Asociados Agencia Literaria S.L
http://www.santjordi-asociados.com
Traducido por Montserrat Mira