Papá se quedo sorprendido al escuchar la oración de su pequeño hijo a quien le había hecho el habito de agradecer a Dios todo lo recibido durante el día y esa experiencia así inicio:

Dios mío te agradezco el rico pan que hoy cene, la leche estaba caliente, mamá jugó conmigo además el día fue lindo, te cuento que salimos de excursión en la escuela nos divertimos mucho, además te quiero decir que mis amigos me caen bien, salvo ya sabes quien, me molesta porque se cree el más fuerte del grupo pero tu sabes que todos necesitamos de todos, gracias Dios fue un bonito día ahora quiero que tu me des las gracias (en este momento papá se quedo tan atento como petrificado pues eso no se lo había enseñado) se, porque hoy me lo explicaron, que el planeta forma parte del universo, mi casa forma parte del universo, que mamá, papá, Sheyla mi perra y todos los que me rodean forman parte del universo así como mi habitación y te quiero decir hoy la arregle por lo que tu universo esta mas arreglado, yo contribuí a que tu creación este mejor, amén.

Muchas personas deseamos que el mundo mejore que exista paz y felicidad pero cabria preguntarnos cuanto hacemos cada uno de nosotros para que esto suceda si tan solo cada uno nos dedicáramos en mejorar nuestro pequeño e intimo mundo con nosotros mismos y con los seres más cercanos de seguro que el universo mejora, los líderes están conscientes que es con ellos mismos donde deben de empezar, no esperan que el mundo cambie ellos son la expresión viva de su proposición.

Deseamos que los políticos, autoridades, jefes, vecinos, pareja, amigos, en fin de todos aquellos que nos rodean cambien, la expectativa nos frustra pues ellos no corresponden al preconcepto que tenemos como “ellos deberían de ser” y cabria preguntarnos y “yo soy la persona que ellos desean que yo sea”, sin neutorizarnos de intentar ser como los demás quieren, nos debemos enfrentar sinceramente a nosotros mismos “Soy quien deseo ser”, pongamos orden en nuestra propia casa, en nuestra persona sin esperar que los demás cambien, decide ser autentico, honesto, responsable, comprometido en fin proponte hacer todo aquello que tu deseas en los demás, vive tu intención, encarna tu propio ideal y no esperes a que el mundo cambie, si cambias ten la certeza que el universo será mejor, Kant señalaba: “Actúa en base al máxima que quisieras erigir como norma universal.

Miguel Angel Cornejo
http://www.cornejoonline.com