La importancia de los Sentidos

Cuando vemos, oímos y sentimos, recreamos estas vistas, sonidos y sentimientos en forma interna y las proyectamos; de esta manera percibimos el mundo a través de nuestra forma mental para captar el mundo y en base a nuestras preferencias sensoriales.

Nuestra recreación interna se ve afectada por nuestro estado de ánimo. Cuando está alterado, causa problemas en la captación, la concentración y en la comunicación; esto también potencia nuestro sentido sensorial preferencial y su efecto de filtro excluyente.

Esto no significa que si una persona es preferentemente visual, no escuche, o no sienta, sino que utiliza en mayor grado el sentido desarrollado y en menor los no tan desarrollados, los siguientes ejemplos nos lleva a entender mejor situaciones tales como:

  • Visual: Necesita el contacto visual para escuchar y sentir. "Mírame, te estoy hablando", "Perdona, no te escuché, no te vi.".
  • Auditivo: Puede estar haciendo otra cosa y aún escuchar lo que uno dice, pero si mira se distrae con los movimientos del otro. "Habla, yo te escucho igual" "me desconcentras con tus manos"
  • Cinestésico: Se ve afectado no solo por lo que ve sino por como se lo dicen. "Qué asco" "Me dolió hasta el alma"

Para ayudar a otra persona a salir del estado interno en que se encuentra, es necesario emplear el lenguaje verbal y no verbal de nuestro interlocutor. En otras palabras, debemos emplear el lenguaje acorde a su sentido sensorial predilecto, a su manera de filtrar sensorialmente lo que percibe.

Solemos no tener en cuenta el efecto que puede tener nuestra forma habitual de comunicarnos. Esto puede resultar improductivo puesto que nuestros interlocutores pueden emplear un enfoque sensorial diferente al nuestro, lo que implica también un lenguaje y un comportamiento distinto.

Desarrollar de manera pareja en nosotros mismos los tres sistemas - visual, auditivo y kinestésico; nos posibilitará mejor captación, comprensión, comunicación, calidad de vida, y nos ayudará a entender mejor a nuestro interlocutor y entrar en su mundo.

Aprendamos a observar, escuchar y entrar en el mundo de nuestro interlocutor, descubrir el lenguaje del otro no es sólo una forma de comunicación, es un desafío personal para mejorar nuestro mundo.

Verónica Cerón
http://www.mentat.com.ar


Copyright © 2018 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com