Dos Claves para Fluir en Medio del Cambio y Aprovechar lo Inesperado

Me acaba de suceder. De hecho, te estoy escribiendo gracias a lo ocurrido y en el preciso instante de los hechos.

Tenía una reunión a las 11 en la oficina de un cliente. Al llegar, nos sentamos a conversar para iniciar el tema de negocio que nos traía a este encuentro. No habían pasado ni tres minutos cuando ella mi cliente recibió una llamada. Tenía que irse inmediatamente a una presentación. Justo cuando íbamos a comenzar.

Me quedaban varias alternativas. Una de ellas era irme. Otra, quedarme a esperar a que mi cliente saliera de su reunión. Inmediatamente y de manera amable y apenada, ella me ofreció su oficina, su computador, su teléfono, su conexión a Internet; recursos para que, ante el cambio, yo pudiera hacer el mejor uso del tiempo y no se perdiera la oportunidad de reunirnos hoy mismo.

Ante este imprevisto, decidí aprovechar la inesperada situación y la ventana de tiempo que me abría para escribir este artículo. Justamente, para tratar el tema de qué hacer cuando las cosas no salen como las habíamos planeado.

¿Cuándo fue la última vez que tus planes salieron al revés?

Hoy en día los cambios y lo efímero de las planificaciones son tan frecuentes que me traen a la memoria este dicho: ¿Quieres hacer reír a Dios? Cuéntale tus planes.

Es tan frecuente y acelerado el cambio, y tan común encontrarnos inmersos en situaciones inesperadas desde los pequeños acontecimientos de todos los días hasta los grandes sucesos a escala planetaria que aprender a fluir ante lo inesperado y saber aprovecharlo se han vuelto competencias fundamentales a desarrollar.

Para muestra un botón: si no se hubiera dado este cambio con mi cliente no estarías leyendo este artículo. Quizá no se me habría ocurrido o no hubiera encontrado el tiempo para escribirlo durante el día de hoy.

¿Cómo puedes tú transformar el derrumbamiento de tus planes en el surgimiento de una oportunidad de éxito?.

Para lograr fluir ante lo inesperado y aprovechar los cambios, te ofrezco las siguientes claves:

1. No resistas y acepta lo que te sucede
Si estás resistiendo significa que estás percibiendo tus acontecimientos como una amenaza, bloqueando tu capacidad para verlos como una oportunidad.

Lo que ocurre fuera de ti los hechos y circunstancias que te rodean sucede. Hagas lo que hagas, pienses lo que pienses, resistas lo que resistas, igual ocurren ahí en este momento.

Sin embargo, lo que haces con lo que sucede es otro asunto.

Seguramente no eres graduado de hechicero en el colegio de magia de Hogwarts el mismo al cual asiste el famoso Harry Potter y no tienes la varita mágica para hacer que milagrosamente tus circunstancias cambien instantáneamente.

Pero sí puedes elegir tu actitud. Y allí tienes una clave que podríamos tildar de mágica, ya que con ese único cambio el de tu respuesta ante lo que te sucede comienza a activarse tu poder para transformar lo que te ocurre en una oportunidad.

Ante lo acontecido puedes resistir o puedes aceptar. El resistir te paraliza en una posición de víctima y bloquea tus posibilidades de progreso.

El aceptar es lo que te permite hacerte cargo de las circunstancias; sea para aprovecharlas o transformarlas, primero tienes que aceptarlas.

Es desde este espacio que luego puedes aplicar la segunda clave:

2. Decide transformar lo inesperado
En una oportunidad para avanzar Yo tenía planificado escribir este artículo hoy. Mi plan era tomarme un tiempo en la tarde para hacerlo pero, como ya sabes, las cosas no salieron como las había previsto.

Ante el cambio inesperado y la ventana de posibilidad que se abrió gracias a la súbita llamada recibida por mi cliente, me vi ante una pregunta: ¿y ahora qué hago?.

A veces es bueno responder una pregunta con otra interrogación, así que me dije: ¿cuál sería el mejor uso de mi tiempo en función de lo que quiero lograr?.

Me encontraba en una oficina con todos los recursos tecnológicos a mi disposición, en un ambiente sin distracciones y con suficiente tiempo como para hacer algo productivo. La respuesta fue evidente: voy a avanzar con mi artículo.

Las situaciones cambiaron, pero la pregunta me permitió enfocarme en la oportunidad presente en el cambio. Oportunidad que hubiera pasado desapercibida de no haber aceptado la ocurrencia del nuevo escenario y de no haber buscado aprovecharla a mi favor.

La clave está en preguntarte cómo desde el nuevo contexto impuesto por el cambio puedes avanzar hacia lo que quieres lograr.

En mi caso resultó que las mismas circunstancias me ayudaron a definir el tema sobre el cual deseaba escribir. ¿No te parece genial cómo en ocasiones es justamente el rompimiento de nuestros planes lo que nos abre a nuevas posibilidades y descubrimientos?.

En el idioma inglés existe una palabra sin contraparte en el castellano: serendipity. Su significado tiene que ver con la capacidad para realizar descubrimientos ante lo inesperado.

Te reto a aumentar tu grado de serendipity: a aceptar el cambio, decidir aprovecharlo y descubrir las oportunidades inherentes en toda nueva situación.

Para esto me despido con una pregunta:

¿ Cómo puedes aprovechar al máximo las cambiantes circunstancias para acercarte aunque de maneras inesperadas a los resultados que deseas lograr?

Leopoldo Alcalá Manzanilla
Autor y Conferencista Internacional
http://www.pasionenaccion.com


Copyright © 2018 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com