Volviendo la mirada hacia el desarrollo comunitario a través de la Gestión de sus Líderes

En todas las comunidades existen necesidades y problemas que afectan a sus habitantes. Si partimos del concepto general, se entiende por comunidad a un grupo de personas que:

  • Habitan un territorio.
  • Comparten costumbres, creencias y valores.
  • Desarrollan lazos de amistad y solidaridad.
  • Tienen necesidades e intereses comunes.
  • Buscan con su acción colectiva, mejorar sus condiciones de vida, tanto materiales como espirituales.

En tal sentido, es perentorio que las comunidades, para lograr sus objetivos y metas, decidan participar voluntariamente en la planificación de las acciones necesarias o pertinentes.. Para ello, es fundamental que ellas:

  • Conozcan sus necesidades y las atiendan de acuerdo con las prioridades.
  • Identifiquen las alternativas de solución y los recursos disponibles.
  • Elaboren los proyectos de trabajo que conlleven a la solución de esas necesidades
  • Coordinen las actividades con las instituciones locales, empresas, y con otros grupos y organizaciones comunitarias.

Es importante esta organización, pues permite la óptima utilización de los recursos y el máximo aprovechamiento de los esfuerzos, así como la actuación en los diferentes niveles de participación:

INFORMACIÓN:
La comunidad debe tener conocimiento sobre todas aquellas decisiones que la afectan antes de que cualquier organismo o empresa, actúe en consecuencia.

CONSULTA:
Esto implica que la comunidad no sólo conozca propuestas y decisiones, sino que tenga la oportunidad de expresar sus opiniones, sobre un determinado evento, en función de sus necesidades, intereses y puntos de vista.

DECISIÓN:
En este nivel existe una participación activa de la comunidad, pues ella busca la prioridad de los intereses colectivos, sobre los individuales.

CONTROL:
Intervención de la comunidad en la ejecución de las actividades.

GESTIÓN:
Es el nivel de participación más alto, ya que supone que la comunidad posee la capacidad y recursos necesarios para convertirse en gestora de su propio desarrollo.

Ahora bien ¿cómo se logra esta conciliación? Esta misión le corresponde a los líderes comunitarios, quienes deben fomentar la participación y el compromiso entre los integrantes de la comunidad, para que ésta esté en disposición de diagnosticar sus problemas y canalizar las posibles soluciones, a través de la Cogestión, Autogestión y otros mecanismos inherentes al proceso.

El líder comunitario debe generar cambio de actitudes en sus seguidores, para buscar los incentivos capaces de movilizar voluntades. Debe crear una fehaciente conciencia de realidad, señalar el horizonte y abocarse con entusiasmo y decisión al logro de esas metas.

Para ello, es esencial que estos líderes reúnan ciertas características:

  • Educación amplia
  • Curiosidad ilimitada
  • Visión de abundancia
  • Entusiasmo sin límites
  • Fe en su gente y en el trabajo en equipo
  • Dedicación al crecimiento
  • Dedicación a la excelencia
  • Capacidad de comprensión
  • Grandeza espiritual.

Asimismo, la constancia, congruencia, confiabilidad e integridad, no deben ser ajenos a estos conductores de gente, si en verdad quieren alcanzar el verdadero objetivo de sus comunidades.

PARA LOGRAR EL DESARROLLO DE UN PAÍS, PRIMERO DEBEN ORGANIZARSE SUS COMUNIDADES.

Vianney Vallenilla
Instructora en temas como Calidad y Servicio al Cliente, Supervisión, El lenguaje del Líder, Excelencia y Crecimiento personal, etc.


Copyright © 2017 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com