Vigila tu Taza de Café

"Café" escuché yo alguna vez durante un seminario. Ahora, imagínate que solo posees una sola taza de café al igual que poseemos un solo cerebro. Por esta razón no permitirías que tus enemigos accedieran a tu taza, sabes que podrían colocar en ella algún veneno. Por otro lado, te mostrarías más confiado con amigos y familiares, pero ahí es donde está el peligro. Imagina que llega tu mejor amigo y sin querer, sin ninguna mala intención confunde el azúcar con la sal y vierte dos cucharadas de sal en tu café. ¿Qué sucede? Te arruinó el café. Fue un error, no quiso hacerlo pero tú ya estás con un café salado. La moraleja es: Siempre vigila tu taza de café.

Escuchando la charla de un alto ejecutivo, fundador y presidente de una compañía de internet, me llamó mucho la atención el mensaje que nos estaba comunicando. Él contaba que cuando su negocio era solo una idea que quería llevar a cabo, todos sus amigos y familiares lo catalogaban de loco. "Consíguete un trabajo normal", "deja de soñar con imposibles", "nunca lo conseguirás" eran algunas de las frases que escuchaba a diario.

"Me di cuenta que tenia que empezar a analizar de donde venían las opiniones que oía y a cuales debería yo de escuchar" dijo. Por ejemplo: En mi familia, mi padre y mi tío eran los que más se empecinaban en que abandonara mi proyecto, ellos querían que me uniera al negocio de la familia, que era una pequeña ferretería. Me pregunté si debería de seguir un consejo sobre negocios y finanzas por parte de alguien que siempre se quejaba que faltaba el dinero, que las deudas lo perseguían y que su situación económica nunca llegó mas allá de una clase media, media baja, la cual respeto y no digo que sea mala, pero yo quería algo diferente para mi vida.

Por otro lado estaban dos altos ejecutivos de negocios. Después de analizar mi plan coincidieron que la idea era buena, viable, con un factor de riesgo pero sensata.

¿A quién debía de escuchar? Por supuesto que mi padre y mi tío opinaban con la mejor de sus intenciones, además de todo el cariño que siempre me han tenido pero la realidad era que financieramente no eran el mejor ejemplo a seguir. En cambio las otras dos personas, ajenas a mi vida, eran expertos en negocios. Decidí seguir la segunda opción. Hablé con mi familia, les exprese mi agradecimiento por su preocupación y consejos y seguí adelante con mi plan.

"Actualmente soy dueño de una empresa valuada en muchos millones de dólares".

Todos poseemos miedos, creencias limitantes y programas negativos. Tienes que tener cuidado de no dejar que la sal arruine tu café.

Como menciono en mis artículos el diseño de tu vida depende de ti. Cada vez que quieras empezar a desarrollar una idea en tu vida que te acerque a tus objetivos, escucha los consejos de aquellos que han tenido éxito y conocen a través de la experiencia lo que se debe de hacer. Cuida que nada envenene tus sueños y objetivos. La realidad de tu vida será la que tú decidas, tú mandas y tú eres el único responsable.

Planea tu vida, sigue adelante, toma acción pero por favor, ¡Vigila siempre tu taza de café.

Franco Soldi
Conferencista, especialista en programación neuro-lingüística
http://www.francosoldi.com


Copyright © 2018 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com