“Al león, rey de la selva se le ocurrió la genial idea de capacitar a todos los animales y los convocó con un democrático rugido, advirtiendo que el que no asistiera al curso sería por él devorado, decretó que todas las materias deberían ser obligatorias, así en la clase de volar, las águilas sacaron el primer lugar, pero en cuanto se pusieron a excavar hoyos se rompieron el pico, las liebres obtuvieron mención honorífica en la cátedra de correr, pero quedaron lisiadas cuando se lanzaron de una altura de 10 metros en su intento por aprender a volar; en resumen, todos reprobaron el curso básico".

La filosofía de este pequeño cuento es que en cada uno debemos descubrir nuestras potencialidades y no empeñarnos inútilmente en desarrollar nuestras limitaciones naturales, hay que aprender a ser excelente con lo que tenemos y no a martirizamos con lo que no tenemos. Por muy modestos que sean nuestros potenciales si sabemos usarlos corremos el riesgo de auto convertirnos en seres excepcionales, el más humilde florero puede dar albergue a las más bellas flores del mundo.

Señálate como meta: llegar a ser el mejor en la actividad que elijas, esfuérzate y utilízate a fondo todos los días para lograrlo y todas las probabilidades de triunfo serán tuyas.

Miguel Angel Cornejo
http://www.cornejoonline.com