Revolución de Valores

Es injusto pedirle al hielo que nos dé calor, y a una roca, que se conmueva, pero al ser humano sí, pues está lleno de amor, alegría y nobleza. Pensamiento éste, que sin duda, revela la profundidad del interior humano, ya que es inútil pedirle a una persona, aquello que ella no puede dar, porque nadie puede ofrecer lo que no tiene, y es ahí, precisamente donde debemos trabajar de manera perentoria, pues cuando las bases están carcomidas o débiles, se derrumba toda la estructura.

Un fehaciente ejemplo de esta situación es nuestro país, el cual está sumido en estos días, en una patética situación de enfrentamientos, mediocridades, traiciones e irresponsabilidades, a tal grado, que en verdad causan vergüenza, en especial porque se trata de un país privilegiado por Dios, de exuberante vegetación, boyante riqueza mineral y envidiables playas, ríos y lagos, entonces nos podemos preguntar ¿Qué le falta a Venezuela? La respuesta es una sola :que la queramos, que los intereses de todos los venezolanos se antepongan a los particulares, y que renazca el verdadero amor patrio, ese del cual se hace tanto alarde, pero que no se practica. En este sentido, son los valores la lenitiva sustancia que puede coadyuvar a fortalecer el carácter de los venezolanos. Valores centrales y fundamentales como la honestidad, el respeto, la humildad, la dignidad, la laboriosidad, y otros que conforman la pirámide del sistema de valores ,aditivos necesarios para alcanzar el éxito.

En efecto, se necesita urgentemente iniciar una campaña de limpieza y depuración espiritual, donde el líder comunitario, el líder empresarial, y el líder familiar, cumplan con la labor de orientar, despertar y motivar a sus seguidores, a esos otros líderes naturales, para que contribuyan con esta loable labor, pues de lo contrario, continuaremos cayendo por ese foso tan profundo de donde será muy difícil salir.

Nuestro país necesita de los educadores, de esos verdaderos maestros como Simón Rodríguez y Luis Beltrán Prieto ese guía, formador y amigo. También urge de los medios de comunicación como principales portadores de conductas y costumbres, para que colaboren con este rescate de valores, pues siempre se recoge lo que se siembra, y si nos ponemos a ver la verdadera transformación de un país, se logra a través de una REVOLUCIÓN DE VALORES.

Vianney Vallenilla
Instructora en temas como Calidad y Servicio al Cliente, Supervisión, El lenguaje del Líder, Excelencia y Crecimiento personal, etc.


Copyright © 2018 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com