Todas las Edades al mismo Tiempo

Parece que a medida que crecemos en edad, vamos, por una parte, dejando atrás aquellos recuerdos, vivencias y juegos que experimentábamos cuando niños y al mismo tiempo no somos conscientes que un día seremos adultos y luego un poco mas maduros y finalmente ancianos .

En mis escritos hago mucho énfasis en aprender a vivir en el presente, y pareciera contradecirse con lo que planteo en este escrito, pero no es así.

En este preciso momento, quizás no estoy dando el máximo como padre de familia, quizás me cuesta relacionarme con mis hijos, ponerme en su misma onda, compartir sus juegos, su jerga, su música….y eso me hace distante, corta la comunicación que desearía desde mi corazón tener de verdad con ellos. La respuesta está, en recordar, que una vez tú también fuiste niño y hubieras querido que tus padres compartieran contigo de tal o cual manera. Entonces, hazte niño, hazte adolescente, recuerda tu papel en esa etapa de la novela de tu vida y no obligues a que ellos jueguen tus juegos o sigan tus normas. Ábrete a la opción de “ bajarte” de ese pedestal que falsamente has construído socialmente. Siéntate en el suelo, llénate de barro, escucha su música sin criticarla , no malgastes el tiempo insistiendo que en tus tiempos las cosas se hacían de tal o cual modo,…..el único tiempo, el único momento para hacer bien las cosas es ahora.

Al mismo tiempo, en cada uno de nosotros está latente la vejez, el anciano que si la vida permite llegaremos a ser algún día, y que el bienestar de esa etapa de la vida no va a depender de un buen seguro o plan de retiro, sino de cómo he vivido cada momento de mi vida, cómo he sabido apreciar, cada etapa, cómo me he relacionado con mi pareja, mis hijos, mi familia y mis amigos, asimismo de cómo he tratado mi cuerpo, ese vehículo maravilloso que la vida nos regaló para transitar la carretera de la vida.

Desde el corazón te digo que cuando veas a tu hijo llorar, acuérdate de cuando lloraste qué hubieras querido recibir, cuando un hijo invente algo, por mas absurdo que sea, escúchalo y felicítalo, abrázalo, tócalo, bésalo porque como dicen los indios americanos , la vida es como el relámpago, solo dura unos instantes , y ese bebé…ese niño…ese adolescente…cuando menos lo pienses, ya es adulto e iniciará su vida y posiblemente antes de lo esperado se irá de casa y entonces habrán momentos en que te dirás y te preguntarás ..Porqué no lo entendí, porqué no lo abracé, porqué no lo acaricié o porqué no lo perdoné

Hoy, con pasión, entrégate al juego o a la música , vive tus hijos, tus nietos, los niños del mundo, porque un gran Maestro nos dejó una vez estas sabias palabras: “ Dejad que los niños ( y los jóvenes, y todos) se acerquen a Mí, porque de los que son como ellos, será el Reino de los Cielos.”

Recuerda entonces, aquí y ahora, en cada uno de nosotros coexisten, el niño y el adolescente que fui, el adulto que soy y el anciano que algún día llegaremos a ser. Así se diseñó esta trama de la vida que tanto nos cuesta entender. Te invito a que no la entiendas, te invito a que la vivas.


Copyright © 2017 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com