La Magia del Entusiasmo

Nada valioso se ha obtenido sin la fuerza del entusiasmo, decía Emerson.

Si me permiten escoger entre un hombre muy inteligente, pero falto de entusiasmo y un hombre de inteligencia media, pero con gran entusiasmo, definitivamente me inclino por el ultimo, decía Chrysler. El entusiasmo es la chispa que puede encenderte la vida, es un torbellino de energía, que te motiva, estimula e inspira. Nos hace trabajar con ahínco, disciplina y devoción. Regenera nuestra pasión por el trabajo. Nos hace sentirnos jóvenes y recuperados. Entramos en lo que llaman flujo, que es llegar al punto del fluir de ideas, donde la fuerza interior mana naturalmente. Llegamos a desear ardientemente el alcanzar lo que nos hemos propuesto. Arribamos al punto de tener verdadera voluntad de ganar. El entusiasmo puede marcar la diferencia en nuestras vidas. Comenzaremos a hablar con el corazón y la acción se vuelve nuestra mejor aliada. La gente comienza a seguirte, a creerte y verte como líder.

Amigo, la vida es bella, preciosa que puede estar pletorica de alegría y es necesario vivirla con entusiasmo en el corazón para vivirla con la mayor plenitud. En una ocasión Frank Bettger, autor del libro, "Como pase del fracaso al éxito en las ventas", hablaba en un curso de Dale Carnegie, pero lo hacia de una manera monótona y sin brillo. El señor Carnegie un momento por favor... expresa lo que dices con mayor énfasis, siempre infundiendo entusiasmo. Frank lo entendió y lo hizo con tanto gusto, que se convirtió en su bandera para vender seguros con gran éxito. Actúa con entusiasmo, actúa con entusiasmo y te contagiaras de el. Podrás siempre con la ayuda de DIOS realizar grandes obras. El entusiasmo es una necesidad básica en la vida del hombre. Porque es fe en la vida, en las capacidades propias y fe en el éxito.

Aprende a entusiasmarte, a encontrar lo vital, lo positivo y fluirá en ti la dicha y la prosperidad. Si ejerces este impulso divino, encontraras que tienes una influencia positiva sobre los demás y sobre las circunstancias. Las vidas de los grandes personajes, nos enseñan que podemos hacer de nuestras vidas algo sublime y que al partir dejaremos nuestras huellas en las arenas del tiempo. Podemos lograr algo maravilloso, autentico y eminente si asi lo dictan nuestros pensamientos y los traducimos en acciones grandiosas.

El hombre es lo que su pensamiento es, dice la Biblia. "Todo aquello que logren  o dejen de lograr en su vida es el resultado directo de sus pensamientos", dice James Allen.

Ve y lucha con la fuerza de un carácter revitalizado por el entusiasmo y entrégate con fashion a todo cuanto emprendas o  te encomienden. Crea en tu vida una obra de arte. Enseña a tus hijos lo maravilloso de la vida pletorica de alegría y lo hermoso de estar inmerso en un trabajo digno.

¿Pregúntate? Estoy trabajando diariamente por objetivos grandes? Estoy logrando algunos de ellos? Estoy ganando lo que realmente valgo? Estoy disfrutando de la vida, de mi esposa, de mis hijos, del trabajo? Estoy trabajando en lo que me gusta? Estoy en control de mis ingresos, de mis vacaciones, de mis ahorros? Alguien es el dueño de mi tiempo, de mi futuro , que me atormenta y me esta moviendo los hilos de mi existencia? Contesta sinceramente y saca tus propias conclusiones.

Tu puedes cambiar tu destino, cambiando tus pensamientos y acciones. Si sigues haciendo lo que hasta ahora has hecho, seguirás en el mismo lugar, con los mismos ingresos, las mismas ideas y no habrá prosperidad. Que te hace pensar que las cosas cambiaran, si no tomas una acción diferente. Basta ya!, es hora de cambiar la calidad de tus luchas. Conviértete en un triunfador. Todos nacimos con una inmensa capacidad de triunfo. De nosotros depende explotarlo. Decídete, aviéntate y lánzate. Hazlo hoy mismo.

Siempre actúa con entusiasmo, para que tu inteligencia fluya, brille y te ilumine con pensamientos sabios. Si actúas con entusiasmo sentirás fuego en el corazón, que aun estando cansado continuaras trabajando.

Si hablas, habla con entusiasmo. Si escribes, escribe con entusiasmo. Si trabajas, trabaja con entusiasmo. Si estudias, estudia con entusiasmo. Si vendes, vende con entusiasmo. Si predicas, predica con entusiasmo. Si abrazas a tu esposa y a tus hijos, abrázalos con entusiasmo. Si sueñas, sueña con entusiasmo. Todo lo que hagas, hazlo siempre con entusiasmo.

Amigo, recuerda que Dios bendice con entusiasmo y lo hace abundantemente.

Omar Chapa


Copyright © 2017 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com