Pasión para Llevar

Un músico debe hacer música, un pintor debe pintar, un poeta debe escribir, con tal de que esté en paz consigo mismo. Lo que un hombre puede ser, debe serlo.
- Abraham Maslow

Existen héroes anónimos en las calles que tal vez nunca vamos a conocer. Personas que aunque carezcan de un gran poder de atracción y convocatoria, ni tengan una capa para volar o una portada en el periódico para brillar, logran que su trayecto no sea en vano.

Pepe es uno de ellos. Un taquero que se levanta antes que las gallinas: a las 4:30 de la mañana, diariamente, abre el ojo, para calentar sus guisos, cargar todo a su camioneta y transportarse al centro de la ciudad, para que a las 7 de la mañana ya esté vendiendo sus tacos a los primeros transeúntes que llegan al lugar.

Contemplar a Pepe servir sus tacos es todo un espectáculo, pone cada ingrediente con un arte y una calidad de gourmet que impresiona. Trata igual a un obrero como a un alto empresario. Se ve que entrega el corazón en cada platillo.

Esa entrega que traducimos en pasión no se consigue en alguna tienda. Se vive, se conquista, se siente en el alma.

Estoy seguro que Pepe dejó de trabajar cuando empezó a hacer lo que le gusta. Ahí comenzó a gozar al máximo, recibiendo por añadidura ingresos que lo mantienen económicamente estable.

Levantarse día con día para hacer lo mismo, como vender tacos, es tan rutinario o emocionante de acuerdo a lo que marque nuestro termómetro de pasión.

Si no estamos inspirados, lo más seguro es que caigamos en la desesperación o hartazgo. Por eso hay tantas huelgas, tanta rotación de empleados, tantos divorcios, tanta gente insatisfecha.

Se nos ha enseñado a cumplir protocolos culturales, tengamos o no interés. Comentarios como: “No importa qué estudies, pero dame el título”, “Ya cásate que se te hace tarde”, “Pon un negocio lo más pronto posible”, nos privan del poder de la decisión y nos borran la importancia de emprender con pasión cada cosa que hacemos.

A veces, por cumplir ciertos requisitos, empezamos nuevos trabajos y relaciones para, en pocos días, estar tirando la toalla o, como meros masoquistas, aguantando hasta no soportar más.

La rutina es el principal enemigo de la pasión; por eso la importancia de evitarla con pequeños detalles. Pepe la elimina haciendo cambios en su negocio, ofreciendo nuevas promociones y disfrutando de conocer gente nueva, porque como él dice: “No sirvo tacos, sirvo alegría y amistad”.

Así es la gente triunfadora, personas que inspiran, gente que ama lo que hace y que no se enfoca en tener sólo unos cuantos pesos en el mes, sino en materializar sus sueños, divertirse, disfrutar al máximo, viviendo con pasión cada cosa que hace. Como dice Wayne Dyer: “Cuando uno está inspirado, nunca tiene que preguntarse por su objetivo: sencillamente lo vive”.

Lo maravilloso es que el éxito y el bienestar económico llegan a sus vidas de manera espontánea, mágica y abrumadora cuando hacen lo que realmente desean. Ahí está la diferencia.

David Montalvo Treviño
Escritor y conferencista, es "Life Coach" especializado en calidad de vida y practicante en Programación Neurolinguística, certificado en "Coaching" por el Instituto de PNL de Monterrey.

http://www.davidmontalvo.com.mx


Copyright © 2018 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com