Cómo Empezar a crear tu Propia Fortuna

Siempre he sostenido que el origen de toda gran fortuna es una pequeña fortuna. Nunca vamos a tener la oportunidad de aprender a administrar un millón de dólares si antes no aprendemos a administrar $1,000 ó $200 dólares. Muchas personas equívocamente piensan que el momento para comenzar a preocuparse de cómo administrar sus finanzas es cuando tengan suficiente dinero en el banco, pero lo cierto es que a menos que comiencen a aprender los principios que conducen al éxito financiero desde ahora, nunca tendrán suficiente dinero como para preocuparse de cómo administrarlo.

Existe un estado de lucha constante entre nosotros y todos aquellos que quieren poner sus manos en el dinero que tan duramente hemos podido conseguir, y en esta batalla somos vencedores o vencidos. Todas las decisiones financieras que tomemos nos acercan o nos alejan de nuestras metas.

En lo que respecta a nuestra situación financiera, todos no hemos sido creados iguales. Muchas personas nacen en medio de la pobreza, algunos pocos han nacido en familias poseedoras de inmensas fortunas, mientras que la inmensa mayoría de nosotros nacemos en algún punto intermedio. Sin embargo, hay dos cosas que todos nosotros tenemos en común: Primero, ninguno de nosotros tuvo la oportunidad de escoger las circunstancias de nuestro nacimiento.

Ninguno de nosotros tuvo la oportunidad de escoger nacer pobre, rico o promedio, y segundo, lo que todos nosotros sí estamos en absoluta libertad de hacer es escoger si deseamos vivir una vida de pobreza, una vida de riqueza, o simplemente vivir una vida promedio. Está en nuestras manos el escoger la clase de vida que deseamos vivir.

Uno de los primeros pasos que podemos dar para comenzar a tomar control de nuestras finanzas es el desarrollo de un presupuesto de gastos. Muy pocas personas poseen un presupuesto. Quizás porque la mayoría de ellas sienten un miedo aterrador ante la idea de descubrir cuánto gastan cada mes y cómo lo gastan. Ellas prefieren vivir en la oscuridad, con la esperanza de que todo esté marchando bien, sin entender que la peor solución que podemos darle a nuestros problemas financieros es ignorarlos, pretendiendo que se solucionen por sí solos.

Ya sea que tú ganes $1 millón de dólares al año o $200 dólares semanales, si no elaboras un presupuesto, nunca lograrás el control absoluto de sus finanzas. Así que una vez que termines de leer esta columna, te voy a pedir que vayas y mires todos los cheques que has girado durante el último año, busques los extractos bancarios, los recibos de tus tarjetas de crédito y cuanto papel te pueda dar indicaciones de cómo es que has gastado tu dinero mes por mes, durante los últimos 12 meses. ¡Si! ya sé que tomará algún tiempo hacer esto, pero este tiempo no es nada comparado con lo que este ejercicio puede representar para tu futuro financiero.

Así que ármate de valor y paciencia. Determina tus gastos fijos como la renta, los seguros y el teléfono; y tus gastos variables como la ropa, los gastos médicos y demás y descubre adónde va tu dinero cada mes. No dejes que pase un día más, busca papel y lápiz y comienza hoy mismo a tomar control de tus finanzas.


Copyright © 2018 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com