Paso a Pasito

Uno de los grandes fallos en el comportamiento personal, consiste en tener sueños y no acompañarlos de la acción correspondiente. El esperar a mañana, o la semana que viene, o nada más que empiece el año, es una de las más grandes faltas que puede cometer un ser humano en su camino por la vida.

Todas las cosas que disfrutas en tu vida diaria, fueros en determinado momento solo una idea, solo que aquél que las tuvo, las acompañó de la acción correspondiente para convertirlas en realidad.

Todo, absolutamente todo inicia con una idea, con un sueño. Esas ideas o sueños se convierten con el paso del tiempo en cosas palpables. Los pensamientos tienen el poder de movernos hacia delante, de cambiar nuestro entorno, de hacernos vibrar con la posibilidad de lograr la alquimia. De hecho, nuestro mundo está hecho de pensamientos creadores y sueños realizados.

Sin embargo hay un mar de por medio entre una idea y su realización. La mayoría de las cosas tienen que tender una especie de puente para salvar esa distancia que separa a la idea de la realidad. Esa distancia aparentemente inalcanzable, se resuelve "paso a pasito", con las pequeñas acciones de cada día.

Cuantas veces has tenido una idea, que descansa en tu mente, posponiendo su ejecución, solo para encontrar que alguien más ya la cristalizó al acompañar esa idea de algo que se llama acción. Tal vez ya te has percatado que esa invención que creías tuya, ahora se vende en las tiendas pero pertenece a otro que no se durmió en sus laureles y la desarrolló sin tardanza.

A continuación comparto contigo, unos sencillos pasos que seguramente te ayudarán a convertir tus sueños en realidad:

  1. Planea tu acción y acciona tu plan. En otras palabras, agenda tu día, escribiendo desde la noche anterior la estrategia a seguir en relación a lo que quieres conseguir. Jerarquiza tus prioridades y selecciona tus acciones inmediatas. Solo el 5% de la gente tiene éxito, porque siempre hace esto.
  2. Haz una lista de los más importantes proyectos y ponlos en tu cartera, en tu escritorio, en el espejo de tu baño, en tu agenda, en cualquier lado que los puedas ver, leer y recordar. Repásalos en voz alta antes de ir a la cama, para que se graben en tu subconsciente y de esa manera se realice un proceso que trabaja mientras duermes. A su vez, repite la operación al levantarte, para que tu consciente opere como siguiendo un "script" y no te pierdas en un laberinto sin salida.
  3. Visualiza dichos proyectos como si ya fueran una realidad. Recuerda que los pensamientos son cosas. No permitas que la duda asalte tu mente. Ante cualquier pensamiento negativo que te asalte, cierra tus ojos y bórralo sin demora, sustituyéndolo por el que te permite ver tu sueño realizado.
  4. Cada día anota también una lista de pequeñas cosas por hacer. Por ejemplo avanzar en una lectura mientras haces antesala para una cita o hacer unas llamadas en el trayecto a tu oficina, es decir cosas que se pueden realizar prácticamente en cualquier lugar. Lo importante es no dejar espacios "muertos" en que no hagas nada provechoso.
  5. Necesitas tener energía suficiente para lograr concretar tus planes y para ello, debes tener una buena condición física, por lo que debes mantenerte saludable, feliz y contento. Tomando conciencia de esto, tendrás más posibilidades de no fallar en tu intento.
  6. "Roma no fue construida en un día" y "Una larga jornada empieza con el primer paso" son frases que encierran una gran verdad, ya que las hazañas personales se van plasmando con el pequeño gran esfuerzo de cada día. Cuando eras un bebé, no aprendiste a hablar en un par de días, sino que fuiste lo suficientemente curioso y persistente para aprender a balbucear sonidos que parecían sin sentido; luego continuaste repitiendo y repitiendo con el apoyo de tus padres hasta que pudiste decir alguna palabra. Y así hasta que pudiste eslabonar una frase, y luego dos y luego…
  7. Los seres humanos en general no hacemos en nuestra vida lo que se pueden llamar "grandes cosas", sino que cotidianamente hacemos cosas pequeñas como levantarnos, bañarnos, hacer llamadas, correr la chequera, ir al mercado, abrazar a nuestros seres queridos, leer las noticias, etc., sin embargo los que triunfan hacen todo esto en la justa medida, en el momento perfecto, en el lugar adecuado, sin caer en excesos de ninguna especie y sin perder de vista sus sueños y metas personales.

Así que no flaquees y continua haciendo esas pequeñas cosas, sin dejar de poner en marcha las acciones correspondientes de cada día, hasta que todas juntas te lleven "paso a pasito" a alcanzar los sueños que tanto anhelas.


Copyright © 2018 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com