¿Hacer lo que me Gusta o Hacer lo que hay que Hacer?

Por estas épocas tempranas del año, todos andamos cargados de deseos de cambiar, de mejorar, de encontrar mejores horizontes para nuestras vidas, y encontramos bienvenidas las ideas innovadoras que nos acerquen al éxito. Así que este es un momento propicio para  desarrollar algunas  reflexiones que orienten a las personas  en su batallar por alcanzar una mejor calidad de vida.

Hace poco tiempo llegó a mis manos un pequeño libro, el cual no dudo en recomendar. Se trata de EL MITO DEL EMPRENDEDOR, escrito por el Norteamericano Michael  Gerber.

Ese pequeño libro, el cual no debería faltar en  la biblioteca de cualquier  persona emprendedora, esta lleno de mensajes sustanciosos, obtenidos por el autor, de su basta experiencia como asesor de más de 25000 pequeñas empresas alrededor del mundo.

Dice Gerber, que la razón por la que la gente no tiene éxito, no es por falta de deseo, ni por  no trabajar duro durante años; sino más bien porque la gente no hace las preguntas correctas.

Así, la gente se pregunta: ¿Qué me gustaría hacer?, pregunta que no tiene nada de dañina. Y es bueno que la gente se haga esta pregunta, para tratar de identificar sus fortalezas.

Lo malo es que una vez que  logra la respuesta, la gente no se hace la siguiente pregunta, indispensable para el éxito, y tal vez más importante que la primera: ¿Qué es lo que hay que hacer? O ¿Qué es lo se espera de mi en esta o aquella actividad?

No tiene nada de perverso que la gente se dedique a desarrollar las actividades  que le son gratas; por el contrario, es deseable que así sea. Pero no se puede quedar ahí. Por la sencilla razón de que para  alcanzar el  éxito,  suele suceder que deba  adelantar cosas que no son de su agrado, pero que responden a la pregunta ¿qué es lo hay que hacer?

Dicho de otra manera, el camino hacia el éxito  implica cuotas de sacrificio, ratos  desagradables, frustraciones, desesperanzas. Y si en su lista de actividades del ¿qué es lo que hay que hacer? no se contempló la posibilidad de que las cosas no funcionen todo el tiempo a pedir de boca, probablemente hasta allí llegará la carrera hacia el éxito.

Está en nuestra naturaleza humana inclinarnos por las cosas agradables y rechazar las desagradables, pero  si nuestra decisión es alcanzar el éxito en una actividad determinada, debemos aceptar, cualquiera que sea el área que elijamos, que habrá que hacer sacrificios y que no todo es color de rosa.

Mi consejo es: “Cualquiera que sea  la actividad a la que usted decida dedicarse, tenga presente que no todas las cosas serán del tipo que a USTED LE AGRADA HACER,  habrá muchas que a usted no le agradan, pero que pertenecen a las COSAS QUE HAY QUE HACER

Si usted reflexiona sobre este consejo evitará estar dando vueltas y comenzando carreras todo el tiempo. Usted no estará comenzando un nuevo negocio todo el tiempo. Usted no estará buscando empleo todo el tiempo. Usted no estará vendiendo productos distintos todo el tiempo, usted  se dedicará a hacer LAS COSAS QUE HAY QUE HACER, en vez de  tener como norte solamente LAS COSAS QUE LE GUSTA HACER

Jorge Ascanio
Ingeniero, profesional de reconocido prestigio en el mundo empresarial. Conferencista motivacional de amplia trayectoria empresarial


Copyright © 2006 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com
Johndany Solutions C.A. - RIF: J-30851494-2