Tomar Decisiones

Uno de los grandes desafíos del ser humano es saber tomar decisiones, es atreverse a decidir. Lamentablemente, ni en la escuela ni en la familia se nos enseña a adoptar resoluciones.

Es cierto que todos los días tomamos decisiones, pero estas se dan a un nivel elemental, tales como decidir a qué hora nos levantamos, la ropa que usaremos, tipo de desayuno o la ruta a escoger para llegar al trabajo o a la escuela. Cuando me refiero a la toma de decisiones quiero decir aquellos momentos de definición o de ruta crítica que debemos asumir ante determinado asunto que resulta ser crucial para nuestro crecimiento, nuestra vida o nuestro futuro.

Cuando no sabemos qué elegir, lo mejor es buscar en el corazón la acción que más armoniza con nuestros ideales y actuar de acuerdo con los valores más elevados. Si actuamos en el nombre del amor, la compasión, y la buena voluntad no podremos equivocarnos jamás.

Siempre tenemos a nuestra disposición todo lo necesario para tomar la decisión adecuada con la circunstancias.

Ten en cuenta que tú ya sabes lo que es necesario para vivir en armonía en la Tierra y decido bajo estas condiciones. Si te equivocaras y salieras de la carretera de nada te servirá quedarte ahí parado quejándote por lo sucedido, lo mejor será volver a la carretera y seguir tu viaje. Malgastar el tiempo en lamentaciones no conduce a ninguna parte.

La llave maestra para vencer la indecisión es prestar atención a la voz interior pero para ello debes estar sereno. Si estás ansioso, temeroso o preocupado no puedes ponerte en contacto con ella. Las preocupaciones crean un ruido emocional y mental que bloquea la posibilidad de oír la voz interior que siempre está dispuesta a hacerse oír. Aquieta tu cuerpo y serena tu mente, luego quedamente, como en secreto pregúntale a tu interior y escucha la voz que te responde. NO FALLA JAMAS.

No sé si eres consciente de esta maravillosa herramienta que posees tú y todos los seres humanos. Pronto, con práctica podrás distinguir entre la voz de la razón y la de la intuición.

En el instante que se toma una decisión las fuerzas del universo se unen para manifestarla. Si deseas en tu vida algunos acontecimientos que no se han manifestado aún, se debe a que no has decidido con suficiente firmeza lo que deseas. Dice Paulo Coelho, ese autor que tú tanto conoces, que cuando alguien manifiesta un deseo el cosmos conspira para que se haga realidad.

Ponte en acción ya mismo. Este es un buen día para comenzar!

Fernando Latouche
Profesor de Cursos de Locución, Oratoria y Producción Radial en Bilingual Professional Group y
Universidad de Carabobo, Escritor, Conferencista, Redactor y Articulista


Copyright © 2017 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com