El Adiestramiento Efectivo Fortalece el Rendimiento Laboral

Como las aguas de los ríos y las hojas de los árboles, el ser humano también cambia y se renueva. Está inmerso en ese proceso de evolución que día tras día arrebata con nuevas tecnologías, técnicas y estrategias que hacen del reciente  ayer, un lejano pasado.

 En este acelerado cambio, las empresas deben estar alertas y  muy dispuestas a abocarse con diligencia, a embarcarse en el tren de la competitividad para proporcionar a su personal todas las herramientas que les permitan ser eficientes y productivos, especialmente en estos momentos decisivos de transformación, cuando los clientes también se tornan más exigentes con la calidad del servicio que reciben y están a la expectativa de aquellas actitudes o acciones que marcan una diferencia a su favor. Por esta razón, es sumamente importante reforzar en los trabajadores los valores inherentes a la visión y misión de la Organización, pues de esa manera se procura mantener el camino hacia el objetivo establecido y se evitan las   contraproducentes desviaciones.

En tal sentido, la capacitación o adiestramiento del personal coadyuva con este propósito, dado que es una invalorable oportunidad para que los miembros de la empresa se fortalezcan, actualicen y encuentren otros métodos o técnicas para realizar mejor sus funciones laborales, dentro de un clima de armonía y motivación, porque un personal que se siente atendido y motivado por su empresa, se torna entusiasta y proactivo, es capaz de dar más de lo que se le exige y ofrece espontáneamente ese valor agregado que tanto puede contribuir con el logro de los objetivos.

Sin duda alguna, el adiestramiento, es parte integral y decisiva en el progreso de una organización. Se ha demostrado en el ámbito mundial que las empresas más exitosas son aquellas que consideran el adiestramiento y la capacitación como uno de los pilares que la sustentan y reconocen que el crecimiento diario hace más competitiva a su gente, y su gente es la que hace funcionar a su negocio.

Los empresarios están conscientes que  la captación de personal, permite seleccionar técnicos muy valiosos, que pueden operar una máquina, supervisar proyectos y edificar estructuras, pero eso no es suficiente, se requiere para la calidad total, atender el equilibrio del individuo de manera integral, puesto que el valor más preciado en una organización es su gente y se trabaja con gente, con seres humanos que sienten, que llevan por dentro un cúmulo de emociones que de una u otra manera influyen en su gestión laboral o profesional, y de eso también deben estar pendientes las empresas porque nadie puede dar aquello de lo que carece, y a través del adiestramiento se atiende estos aspectos. Una persona que esté en una idoneidad espiritual y sustentada en valores firmes, se convierte en un recurso invalorable para cualquier negocio. De ahí que la necesidad de desarrollar actividades de adiestramiento, se ha convertido en una perentoria necesidad y los empresarios cumplen una loable labor que contribuye no sólo a formar excelentes trabajadores, sino también mejores padres y madres de familia, debido a que estos conocimientos no se quedan en los límites de las empresas sino que su onda de expansión va más allá de los muros de la organización. La empresa es una institución, es una gran escuela forjadora de valores y los líderes triunfadores, los que han logrado sus metas y han hecho sus sueños realidad saben que han tenido que contar con el recurso más valioso que han tenido: su gente, esos colaboradores que ayudan con su esfuerzo y dedicación a construir la pirámide del éxito.

Si cambian los pensamientos, cambiarán las acciones

Vianney Vallenilla
Instructora en temas como Calidad y Servicio al Cliente, Supervisión, El lenguaje del Líder, Excelencia y Crecimiento personal, etc.


Copyright © 2018 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com