ECUACIONES QUE PUEDE INCORPORAR EN EL BRAINWARE DE SU TECNOLOGÍA BLANDA

Hoy el Brainware, visto como la capacidad del capital humano para generar ideas con alto potencial innovador, es la clave para lograr un estilo de negocio que marque pauta en el mercado nacional e internacional. Conceptos como creatividad, disposición al cambio, coaching, endeudamiento emocional, capital intelectual, gerencia del conocimiento, benchmarking, networking, etc., saltan a la palestra como ingredientes ya trillados en publicaciones, artículos de prensa, revistas, foros y libros. Pues bien, lean las siguientes líneas.

Recientemente, tuve la suerte de asistir, del 20 al 25 de Mayo, a la ASTD 2000 (American Society for Training & Development), en el Dallas Convention Center, Texas, EEUU. Este evento anual, de conferencias y exposiciones, reúne a los mejores consultores americanos (SABA, Andersen Consulting, Franklin Covey, Disney Institute, Achiveglobal, Elementk, Knowledge=Power, Trainingnet, Knowledge Planet, Caliber, Harvard Business School, Digital Think, y muchos más que por espacio no puedo nombrar) que entrenan el brainware de empresas con categoría mundial. Saben, ustedes, cuales fueron los temas. Adivinen: Creatividad, aprendizaje acelerado, el arte del cambio en las organizaciones, inteligencia emocional, evaluación 360°, motivación, capital intelectual, técnicas para pensar mejor, coaching, networking (redes de contactos), benchmarking y e-learning. ¿Qué les parece?. ¡Más de lo mismo!. Una pequeña curiosidad: Si las mejores empresas del mundo están contratando este tipo de entrenamiento para mejorar su capacidad actual y reinventar un nuevo mañana, no les parece a ustedes que ya es hora de poner más atención a estos conceptos y comenzar, de una vez, a instrumentarlos en nuestras empresas. Hay les dejo esta interrogante.
Pero, para los que de una vez quieren comenzar, aquí les presento unas ecuaciones, que logré despejar durante el evento y que facilitan el entendimiento y aplicación de nuevos paradigmas en los negocios del III Milenio.

1.- PROHIBIDO PROHIBIR = HACER LO QUE AÚN NO HEMOS INTENTADO. Representa la filosofía de romper lo imposible, para transformarlo en factible. Aprender a ver con ojos distintos. Hoy el futuro estará marcado por los hacedores de ideas, por atletas mentales, que inventen sus propias olimpiadas de productos y/o servicios. En cada empresa, debe existir un mercado financiero de ideas, esa bolsa de valores, cuyas acciones definan su futuro. Hacer lo que aún no hemos inventado es un mercado intangible, que está siempre delante de nuestros ojos, pero que muy pocos se atreven a hacer realidad.
Estamos en la era del oro gris, "IDEAS", y prohibir debe ser el próximo paradigma a prohibir.

2.- APRENDER CON MAYOR RAPIDEZ QUE LA COMPETENCIA= EVITAR QUE SU COMPETENCIA DEFINA EL MERCADO. Hoy no tenemos ninguna excusa para no estar a la vanguardia tecnológica del conocimiento. La brecha que una empresa posea, con respecto a la velocidad y actualidad del conocimiento de su brainware, definirá su posibilidad de éxito, en el multipanorama competitivo que estamos viviendo. Debemos convertirnos en expertos de la anticipación (inventar el anticipaworking), y para ello requerimos de la implementación formal de estrategias, tales como el benchmarking, es decir, estar pendiente de las mejores prácticas empresariales; networking, enseñando a la organización a establecer redes formales e informales de contactos con todo aquello que tenga y no tenga que ver con nuestro mercado; webworking con e-learning, ya que en la red se está compilando el futuro del estilo de negocio mundial.

3.- PREPARAR MÁS GENTE QUE SE ESPECIALICE EN LO IMPOSIBLE = CREAR PRODUCTOS ÚNICOS PARA NO COMPETIR. Una idea no tiene precio, pero hay que ver cuanta satisfacción y/o dinero puede producir una sola de ellas. El estímulo del pensamiento creativo es la base del futuro de toda organización. Nunca es tarde para comenzar, pero ¡Cuidado con su fin!. Debemos crear laboratorios de imaginación para mejorar la capacidad de ilusión de todos los trabajadores. Creando productos únicos, se elimina el paradigma "competir es sano". La competición fomenta el conformismo.
Si usted quiere, realmente, superar a la competencia, no se puede limitar a jugar de la misma manera, utilizando las mismas estrategias y premisas que lo guiaron en el pasado. Para lograr una ventaja real, debe cuestionar sus antiguas formas de pensamiento y los supuestos básicos sobre la manera de practicar el juego. Es necesario que rompa su viejo molde mental. Es aquí, donde recomiendo prácticas de Impossibleworking y Crazyworking (trabajar en productos catalogados como locos, en el laboratorio de la imaginación). Por cierto, en una clase de postgrado comentaban los alumnos, que esas personas que se destacan por sus travesuras creativas siempre terminan catalogados como locos. Entonces, pregunto: ¿Cuántos locos tiene su empresa?. Saque su cuenta. El futuro de su organización es posible que dependa de tener, cada día, como socio a más trabajadores catalogados como locos, en el sentido transformador, anticipador, retador, inconformista, supercreativo e innovador.
En esta aventura de lo imposible, es necesario preparar al capital humano contra el desaliento, hasta el punto de lograr "lo insensible al desgano", ya que siempre encontraremos obstáculos a las ideas nuevas.

4.- EL JUEGO DE LAS DOS REGLAS DE LOS NEGOCIOS = (1) INNOVAR. (2) NUNCA OLVIDAR LA REGLA (1). Esta ecuación habla por sí sola, y es el norte de las mejores empresas del mundo. La novedad es una esencia bien importante en el sabor de los mercados. Cada nuevo producto y/o servicio endulza y conmueve el apetito de los consumidores. Si analizamos los mercados, podemos observar que hay bienes con decenas y centenas de diseños. Saque usted la cuenta, ¿Cuánto tiempo tarda usted, por ejemplo, en comprar un par nuevo de zapatos deportivos?.
Crear atletas innovadores, requiere de la mejor maquinaria en el gimnasio de su organización. Debe poseer zonas, estratégicas, para fortalecer el músculo del miedo, y los músculos del riesgo. Bajando, en extremidades, debe trabajar en los tendones de la rutina y en la elasticidad de lo imposible.

5.- NADA FRACASA TANTO HOY COMO EL ÉXITO = PERMANECER EN LA ZONA CÓMODA + NO DECLARARSE OBSOLETO ANTES DE QUE LA COMPETENCIA LO HAGA. Si su producto tiene éxito, ya está obsoleto. ¿Por qué?, Bueno, por los miles de millones de personas y/o millones de empresas que ya saben del éxito de su producto. Ellos no se van a quedar con las manos en el bolsillo, observando su felicidad. Por el contrario, activaran todas las estrategias que he descrito, en este artículo, hasta el momento. Es por ello que, apenas se sienta cómodo, debe activar sus sentidos de incomodidad. ¿Qué significa esto?. Que el mejor momento para cambiar es cuando no se necesita cambiar, y mucho más, cuando estamos en la cúspide del éxito de cualquier producto y/o servicio. Esto va en contra de nuestro sentido de supervivencia. Pues bien, es otro paradigma del nuevo milenio: "Si usted se siente cómodo, cambie", sino, probablemente, alguien lo hará cambiar.
La comodidad es una amenaza y un excelente indicador para estimular las neuronas de la novedad. Recuerde, cuando sentimos la necesidad de cambio, ya puede ser tarde.
En estos tiempos de rapidez y flexibilidad, la cobija debe arropar el todo, de la sumatoria de sus partes.

6.- APRENDER EL HÁBITO DE ROMPER TUS HÁBITOS= ACEPTAR LO INESPERADO COMO ALGO ESPERADO + APRENDER A SOLTAR LAS ATADURAS DE LA SEGURIDAD + DEJAR DE ECHAR LA CULPA AL TERMÓMETRO POR LA FIEBRE DEL PACIENTE. En estos tiempos de rapidez, donde cada segundo parece tan corto, tenemos que aprender a desaprender, para reaprender de manera sistémica. Debemos desarrollar nuevos paradigmas que anestesien los existentes. Los primeros, que saltan como centellas fugaces, son "No puedo", "Me da miedo", "Imposible", "No estoy preparado" y "No tengo tiempo". Es una verdadera lástima que, todavía, ningún ser humano se ha atrevido a inventar las tijeras que cortan las ataduras de la seguridad. Desaparecerlas es un estilo de vida, es una lucha, constante, contra la razón. El exitoso, es el soñador despierto. No existe una póliza de seguro contra las eventualidades de la resistencia al cambio. Debemos buscar esa chispa que encienda nuestro sentido de ser.

Nicolas Maquiavelo, una vez dijo, "Todo aquel que busque un éxito constante debe cambiar su conducta de acuerdo con los tiempos". Esta época nos exige cambiar conductas, algunas fáciles de entrenar y otras difíciles de dominar. En las siguientes líneas voy a describir las vitaminas, que las mejores empresas del mundo, están incorporando en la conducta mental de sus trabajadores:
1.- Hiporutinitis: Para vencer la inercia y el statu quo. La rutina produce la ceguera del éxito, elemento indispensable en la supervivencia organizacional. Se debe sembrar el hábito de romper con la rutina.
2.- Flexibilimanía: Las cosas no cambian, somos nosotros los que cambiamos. Dice Lao Tse, "El que se encastilla en sus propias opiniones no hallará a muchos que estén de acuerdo con él". Las personas flexibles tienen metas y sueños como todo el mundo, pero no se aferran excesivamente. Cuando algo no resulta, dicen: "El plan A no funciona; está bien, miremos el plan B. Pueden seguir muchos rumbos diferentes y generalmente tienen muchas opciones funcionando. Las organizaciones flexibles tienen, por naturaleza, un adecuado tono emocional.
3.- Positivitis: Nuestro estilo de vida, depende directamente del estilo de pensamiento. Lo positivo brinda a la creatividad la oportunidad de aflorar una idea. Ser positivo contribuye a disminuir los efectos del estrés y la tensión, elementos negativos, que interfieren en la capacidad creativa de los trabajadores. Nuestro sentido del futuro se basa en lo que decidamos mirar. Los optimistas enfocan lo positivo; los pesimistas, lo negativo. Sus actitudes están previamente determinadas por lo que observan, y por el modo como interpretan lo que ven.
4.- Creativitis: Para generar en cada capital humano una explosión de ideas. Dosis constantes de estímulo al pensamiento constituye una de las estrategias fundamentales para garantizar la supervivencia de una organización. Aprender a imaginar lo imposible es la nueva clave del éxito.
5.- Anticipimanitis: Para estimular la inteligencia anticipatoria, contenida en el ADN de nuestras neuronas. La anticipación es el arte de encontrar cosas distintas donde otros no llegan. Algunos intentos de anticipación pueden marcar la diferencia entre dos organizaciones.
6.- Innovacitis: Para conseguir todo el futuro que queda por delante.
7.- Hiposeguritis: Si haces lo que has hecho siempre, no llegarás más lejos de lo que siempre has llegado. No podemos abrirnos a nuevas cosas sin poner en peligro la seguridad de nuestras creencias previas.
8.- Hipomieditis: Para eliminar el temor a lo desconocido, visto en el nuevo estilo de hacer negocios, como la nueva manera de inventar el futuro. El miedo no existe, es algo creado por el hombre.
9.- Suprariesgomanía: Como antídoto a la tiranía de la costumbre. El riesgo es un ingrediente difícil de calcular, pero determinante en el impacto innovador de hacer negocio
10.- Adaptabilimanía: El hábito es el enemigo de la adaptabilidad. Mejorando esta actitud, incrementamos el tiempo mínimo indispensable de pasar de un fracaso a una nueva estrategia. La flexibilidad es un ingrediente clave de la adaptabilidad.
11.- Antinonitos: Recuerden Prohibido Prohibir. Desterrar esta respuesta natural en nuestro sentido de supervivencia, puede llegar a ser la diferencia entre innovar o competir.
12.- Webitis: El mañana estará precedido por estrategias cibernéticas. Mientras pensamos en comenzar, más oportunidad dejamos a la competencia de ocupar nuevos nichos de mercados. La red cibernética no duerme, generando cada segundo más información y nuevos negocios.

7.- ANALFABETA DEL NUEVO SIGLO = CAPITAL HUMANO QUE NO GENERE NUEVAS FORMAS DE PENSAR + DEFICIENTE TONO EMOCIONAL. Muchos pensadores han escrito que la gran finalidad de la vida no es el conocimiento, sino la acción. Y, precisamente, la base de la acción son las pequeñas y grandes ideas. Jean-Paul Sartre, escribió una vez: "El hombre no es la suma de lo que tiene, sino la totalidad de lo que todavía no tiene y podría tener."
Martin Luther King dijo, "El hombre que no sabe por qué estaría dispuesto a morir no sirve para vivir". Hoy el capital humano que no genere ideas, tendrá problemas en el nuevo estilo de hacer negocio. Las empresas están, cada día, más pendiente de su potencial para generar nuevos productos y/o servicios al mercado. Por ello deben administrar su capital intelectual.
Las empresas están evaluando el potencial emocional de cada miembro de su organización. Ya está reconocido, ampliamente, que es más importante el coeficiente emocional que el intelectual. Un solo trabajador, endeudado emocionalmente puede hacer disminuir el coeficiente intelectual del mejor equipo multidisciplinario de trabajo. Un descontrol emocional puede hacer estúpido al más inteligente de los trabajadores.
El nuevo esquema mental de los trabajadores, exige las siguientes condiciones: Respuestas creativas ante reveses y obstáculos; dominio personal, confianza en uno mismo y automotivación para trabajar; operar en colaboración y cooperación con sus compañeros de trabajo; autodisciplina hábitos laborales; y manejar enfrentamiento de forma positiva.
Un hombre que sufre antes que sea necesario , sufre más de lo necesario.

Ms. Ing. JUAN CARLOS CARAMES PAZ
Prof. Postgrado Universidad de Carabobo.
Prof. Postgrado y Pregrado Universidad Tecnológica del Centro.
Asesor en procesos proinnovativos.

Copyright © 2018 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com