Wernher Magnus Maximilian von Braun

Nació en Wirsitz (Alemania, hoy perteneciente a Polonia); el 23 de marzo de 1.912. Hijo del Barón Magnus Von Braun y su mujer Emmy von Braun.

Desde muy pequeño sintió gran inclinación por la astronomía. Siempre alentado por su madre, a la cual vivió muy unido. Su primer telescopio lo recibió como regalo en su primera comunión, regalo que despertó su fascinación por el espacio exterior. En sus primeros años de colegio tuvo muchas dificultades, especialmente con su profesor de matemáticas, al que constantemente le preguntaba: "¿Cuáles son los elementos que deben tenerse en cuenta para calcular la órbita de un cohete a la Luna?". En aquella época esto causaba una tempestad de carcajadas entre sus compañeros y fue expulsado del colegio. Después de este fracaso en el Instituto Francés de Berlín, el joven fue enviado al colegio Ettsburg, donde siguió con apasionamiento sus polémicas en torno a la Astronáutica. Por ese tiempo la Astronáutica era considerada algo fabuloso e irrealizable.

A los 18 años termina sus estudios de segunda enseñanza y expresó con orgullo y asombro de sus familiares que: "Algún día verán como hago girar la rueda del progreso". Ese día no se hizo esperar.

En el año 1.929 logra la Primera Exposición de Astronomía del mundo. Un buen día acompañado del profesor Herman Oberth, considerado padre de la cohetería, comenzó a aparecer el joven Von Braun por el campo de pruebas de Berlín-Reinickendorff de la Sociedad de Astronáutica berlinesa, fundada en esos días.

Poco tiempo después, en la primavera de 1.932, unos oficiales del cuerpo de Artillería de la Wehrmacht se percataron de las extraordinarias cualidades de un joven de 20 años, Von Braun, y le proponen estudiar en la facultad de Ciencias Militares. Además, le ofrecieron disponer de las nuevas instalaciones de la Sección de Armamentos, donde podría realizar toda clase de experimentos con todos los medios a su alcance. A su pesar el joven Von Braun aceptó, ya que en aquella época Europa atravezaba por una depresión y sabía que no se le presentaría otra oportunidad.

Dos años más tarde, compredió que el lugar asignado por el ejército era muy pequeño para sus propósitos y ofreció para sus experimentos una isla en la cual su abuelo solía cazar patos silvestres: Peenemunde.

En el verano de 1.939 se produjo el repentino ataque alemán a Polonia. Aquel ataque puso en vigor de modo automático los pactos de ayuda militar que unían a Polonia con los Aliados occidentales; y así comenzó la Segunda Guerra Mundial.

Von Braun y los científicos que trabajaban con él se vieron obligados a ser miembros del Partido Nazi en 1.940 siendo arrastrados por el conflicto y muy a su pesar, los cohetes con los que soñaba conquistar el espacio se convirtieron en armas terroríficas de guerra.

El 3 de Octubre de 1.942, descanzaba sobre su base de lanzamiento la primera V-2. El disparo fue un éxito. La orden de producción no se hizo esperar. Alemania fabricó más de 10,000 cohetes V-2 de los cuales 2,676 cayeron sobre Londres, Amberes y otros territorios aliados. Por esa época Von Braun expresó: "El cohete ha caido en un planeta equivocado".

En replesalia, el 17 de agosto de 1.943, seiscientos bombarderos de la R.A.F. lanzaron un millón y medio de kilogramos de bombas incendiarias sobre Peenemunde. Los efectos fueron devastadores, paralizando los trabajos de la terrible arma y causando la muerte de 735 vidas humanas. Pese a ello, los trabajos no cesaron.

Von Braun, convertido en fabricante de armamentos, no había perdido de vista su verdadero objetivo que era la Astronáutica y fue por comentarios que el 15 de marzo de 1.944 es detenido por la Gestapo. Pero como no se podía garantizar el funcionamiento de la V-2 sin él, las autoridades decidieron ponerlo en libertad.

Terminada la guerra, decidió establecer contactos con los norteamericanos expresando: "El motivo que me impelió a elegir Norteamérica fue el de que en éste país se gozaba de una democracia y de un elevado respeto por la libertad individual y los derechos humanos".

El sabio alemán se hizo ciudadano de los Estados Unidos en 1.955. En todo ese tiempo no había dejado de creer, ni por un momento, en la posibilidad de los viajes por el espacio. Mientras trabajaba en la creación de cohetes en White Sands y después en Huntsville, escribía artículos y libros sobre Astronáutica.

El 4 de Octubre de 1.957, Rusia lanza el primer Sputnik, dejando estupefactos a los norteamericanos. El éxito ruso produjo consternación en los Estados Unidos.

En las esferas gubernamentales se notaba una irritación que pocos trataban de ocultar. Esto fue aumentando por los fracasos de la Marina Norteamericana con los cohetes Vanguard. Fue entonces cuando el genial creador de la V-2 ofreció al gobierno poner un satélite en órbita en un plazo de 60 días.

Cumpliéndolo al pie de la letra el primero de febrero de 1.958, cuando un cohete Júpiter-C (una combinación de la V-2 original y el Redstone del Ejercito Norteamericano) colocó en órbita el primer satélite norteamericano.

Wernher von Braun, creador del Júpiter-C y director del lanzamiento, se convirtió en héroe nacional salvando el prestigio de la nación. Esto le dió la oportunidad de realizar su sueño dorado, la conquista de la Luna. Lo logra con el programa Apollo 11, que llevó a los astronautas Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins a la Luna impulsado por un cohete Saturno V diseñado por él.

Por ese tiempo sufre la muerte de su madre, la baronesa Emmy von Braun, víctima del cáncer. Bajo la impresión dolorosa de aquella muerte.

Por ironías del destino Wernher von Braun muere el 14 de junio de 1.977; de cáncer en el colon en un hospital de Virginia. Su muerte cierra un capítulo más en la historia de la Humanidad. Solamente civilizaciones futuras podrán juzgar la obra del que fue genio de la cohetería moderna.


Copyright © 2006 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com
Johndany Solutions C.A. - RIF: J-30851494-2