Sócrates

Nació en Atenas en el año 470 A.C., su padre fue Sofronisco y su madre Faenarete.

Recibió una educación tradicional en literatura, música y gimnasia. Más tarde, se familiarizó con la retórica y la dialéctica de los sofistas, las especulaciones de los filósofos jonios y la cultura general de la Atenas de Pericles. Al principio, Sócrates siguió el trabajo de su padre; realizó un conjunto de estatuas de las tres Gracias, que estuvieron en la entrada de la Acrópolis hasta el siglo II A.C.

Durante la guerra del Peloponeso contra Esparta, sirvió como soldado de infantería con gran valor en las batallas de Potidaea en el 432-430 A. C., Delos en el 424 A. C., y Anfípolis en el 422 A.C.

Sócrates creía en la superioridad de la discusión sobre la escritura y por lo tanto pasó la mayor parte de su vida de adulto en los mercados y plazas públicas de Atenas, iniciando diálogos y discusiones con todo aquel que quisiera escucharle, y a quienes solía responder mediante preguntas (termino denominado “mayéutica”).

La tarea de Sócrates consistía en ayudar a su interlocutor a "darla a luz", a sacarla afuera, por lo que sostenía que su tarea se parecía a la de su madre: mientras ella ayudaba a parir niños a las madres, él ayudaba a parir verdades a los hombres. Para ello se valía de la ironía, método por el que hacía tomar conciencia a su interlocutor de que en verdad no sabía tanto como creía del tema en cuestión.

Con su conducta Sócrates se granjeó enemigos que, en el contexto de inestabilidad en que se hallaba Atenas tras las guerras del Peloponeso, acabaron por considerar que era peligrosa para aristócratas.

Corría el año 399; cuando el gobierno lo acuso de corromper a la juventud e introducir nuevos dioses. Fue a juicio y fue condenado a muerte. Pasó sus últimos días en la celda recibiendo a sus discípulos y conversando con ellos de Filosofía (así lo relata Platón en sus diálogos Critón y Fedón). Se rehusó a escapar, sabiendo que algunos de sus amigos habían arreglado ya su huida. Llegado el día, bebió la cicuta que le alcanzó el verdugo y murió apaciblemente.


Copyright © 2006 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com
Johndany Solutions C.A. - RIF: J-30851494-2