Jóvito Villalba

Nació en Pampatar, Estado Nueva Esparta, Venezuela, el 23 de marzo de 1908. Hijo de Jóvito Villalba y Ángela Gutiérrez.

Contando con 13 años de edad, Villalba ingresa en 1921 en el Colegio Federal de la Asunción, ubicado en el estado Nueva Esparta, en donde cursa estudios de secundaria. Luego viaja a la ciudad de Caracas, en donde prosigue sus estudios en el Liceo de Caracas, dirigido en ese entonces por Rómulo Gallegos .

Villalba se gradúo de bachiller en 1925 y al año siguiente se inscribe en la Universidad Central de Venezuela con la finalidad de iniciar estudios de derecho, convirtiéndose a los dos años en el presidente del Centro de Estudiantes de Venezuela. A raíz de la celebración de la Semana del Estudiante se da a conocer en el escenario político, con el discurso que pronuncia el 6 de febrero de 1928 en el Panteón Nacional. Asimismo, los actos programados, que inicialmente tenían otros fines, derivan en expresiones de hostilidad política al régimen de Juan Vicente Gómez. Por tal motivo, el 13 del mismo mes es hecho preso y recluido en el cuartel de El Cuño. Su discurso fe catalogado como “el primer grito de guerra de los estudiantes contra las dictaduras”. Los jóvenes que allí participaron, fueron conocidos desde ese momento en adelante como la "La Generación del 28".

Luego de ser dejado en libertad; Villalba se exilia y se residencia en México, donde se afilia al Partido Revolucionario Venezolano (PRV) constituido por un grupo de exiliados, entre ellos Salvador de la Plaza y Gustavo Machado.

Villalba regresa a Venezuela el 7 de abril de 1928, y participa en el cuartelazo de San Carlos. Sin embargo, tras el fracaso de ésta intervención, y en noviembre de 1929, es hecho de nuevo prisionero y enviado a la cárcel de La Rotunda (Caracas), siendo trasladado en 1930 al Castillo de Puerto Cabello, donde se dedica al estudio del derecho y al aprendizaje de idiomas.

En 1935 encontrándose Villalba en el exilio integra junto a Salvador de la Plaza y Miguel Otero Silva, el Buró del Caribe el cual desarrolla una intensa actividad en contra de la dictadura de Juan Vicente Gómez.

Tras la muerte del dictador Juan Vicente Gómez en 1935 cae el régimen, razón que motiva el regreso de Villalba a Venezuela. Participa en los sucesos del 14 de febrero de 1936, en los que una manifestación de universitarios, profesionales y obreros que protestaban en contra de las medidas económicas y políticas del presidente Eleazar López Contreras , la manifestación fue abaleada violentamente por la policía, dejando varios heridos y muertos.

A raíz de tales protestas, Villalba se entrevista con Eleazar López Contreras, quien termina aceptando las peticiones que el joven le hace. Se une a Rómulo Betancourt y Rodolfo Quintero, y entre ellos crean de manera clandestina el Partido Democrático Nacional (PDN).

Villalba se marcha a México en calidad de exiliado, y viaja por diversas naciones americanas, hasta regresar nuevamente al país a proseguir con sus estudios de Derecho en la Universidad Central de Venezuela, obteniendo el título de abogado en 1943. Ese mismo año, el 7 de enero, es electo por la Asamblea Legislativa de su región natal, senador por el estado Nueva Esparta .

En el año 1945 por iniciativa del doctor Elías Toro, se crea en Caracas un grupo político con el nombre de Unión Republicana Democrática (URD), del cual Villalba fue secretario general. A partir de éste momento, Villalba se convierte en el vocero de la idea de crear un gobierno de integración nacional. El 11 de diciembre de este mismo año, la Junta Revolucionaria de Gobierno enfrentó un alzamiento de varias unidades militares en Valencia y Maracay; y se suspenden las garantías constitucionales, Villalba fue detenido en Caracas, recobrando la libertad en enero de 1947.

El 24 de noviembre de 1949 la Junta Militar que había derrocado a Rómulo Gallegos, restituye varias garantías constitucionales y se instala en el Palacio de Miraflores la comisión encargada de redactar un proyecto de estatuto electoral, presidida por Luis Jerónimo Pietri, siendo vicepresidentes Rafael Caldera y Villalba. Finalmente, en abril de 1951 se promulga el Estatuto Electoral que regirá las elecciones del año siguiente.

El 30 de noviembre se realizan las elecciones para la selección de los diputados que formarían parte de la próxima Asamblea Nacional Constituyente, obteniendo URD un triunfo arrollador ante el partido oficialista Frente Electoral Independiente (FEI); ante lo cual el gobierno de Marcos Pérez Jiménez, decide desconocer los resultados del 2 de diciembre del mismo año. Luego del fraude de las elecciones de 1952, Villalba junto a otros líderes de URD fueron conminados a salir del país.

Con tantos exilios a cuestas, Villalba decide radicarse con su familia en los Estados Unidos, Trinidad y México. No será sino hasta el 23 de enero de 1953, cuando decide regresar a Venezuela para participar activamente en el proceso del que había sido parte, ideando junto a Rafael Caldera (del Comité de Organización Política Electoral Independiente - COPEI) y Rómulo Betancourt (del partido Acción Democrática - AD), el “Pacto de Punto Fijo”, con el cual se pretendía “unir todas las fuerzas democráticas”.

No obstante, el 16 de noviembre de 1960, URD abandonó la coalición de gobierno debido -como informó Villalba- "a profundas divergencias en materia económica, internacional y de orden público".

Posteriormente, Villalba se dedicó a pronunciarse en contra de la gestión del gobierno de Rómulo Betancourt, hasta las elecciones de 1963, en las cuales compite como candidato presidencial, resultando vencedor Raúl Leoni .

En los años sucesivos, Villalba se dedicó a apoyar diversos candidatos presidenciales, entre los que figuran Luis Herrera Campins (en las elecciones de 1978 por el partido COPEI), quién resulta vencedor, y a Jaime Lusinchi (en las elecciones de 1983 por el partido AD), quién también fue electo Presidente de la República de Venezuela.

A partir de este momento se siente poco su participación en la política venezolana. Su salud empieza a resentirse, de modo que ni siquiera pudo actuar como solía en la oportunidad en que su esposa, doña Ismenia de Villalba, fue candidata a la Presidencia de la República, en 1988.

Villalba murió en Caracas el 8 de julio de 1989 y fue enterrado en el cementerio de su pueblo natal.

Además de su extensa carrera política, Villalba fue profesor de Derecho Constitucional en la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Venezuela; de sociología en la Escuela de Economía y de corrientes políticas en la Escuela de Periodismo de la misma universidad. Además fue miembro del Instituto de Derecho Comparado de París.


Copyright © 2006 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com
Johndany Solutions C.A. - RIF: J-30851494-2