Hermanos Wright

Wilburg Wright (Nació el 16 de abril de 1867, en una granja a 13 kilómetros al este de Newcastle, Indiana - Murió de fiebre tifoidea en Dayton, Ohio, el 30 de Mayo de 1912); y Orville Wright (Nació el 19 de agosto de 1871 en Dayton – Murió de un ataque al corazón el 30 de enero de 1948 en Dayton). Eran el tercer y sexto hijo de los siete que tuvo el matrimonio de Milton Wright y Susan Koerner.

Desde niños, a Wilburg y Orville les fascinaba jugar con cualquier cosa mecánica e investigar cómo funcionaba. Sus juguetes incluían un giroscopio, una máquina de coser vieja, y un pequeño juguete parecido a un helicóptero que funcionaba con ligas. Desde su juventud, ellos fabricaban su propia maquinaria. Fabricaron un complicado torno, y Wilburg diseñó una máquina para doblar el periódico. Esta habilidad de poder fabricar maquinaria comprobó ser muy valiosa.

Además de estar muy interesados en cómo funcionaban los equipos mecánicos, los muchachos se aventuraron en varios negocios, algunos con éxito, y otros no. Su negocio más exitoso fue el hacer y vender papalotes, e imprimir volantes y anuncios para los comerciantes locales en una imprenta que sus hermanos mayores le dieron a Orville. Estos negocios de su juventud fueron sólo sombras de sus actividades futuras.

Tanto Wilburg como Orville tuvieron éxito en la escuela, pero ninguno de los dos completó sus estudios de bachillerato.

En marzo de 1889, Wilburg y Orville empezaron a producir un periódico en Dayton. Orville, de 17 años, fue el publicista, y Wilburg, de 21, el editor. Muy pronto, empezaron a publicar otros periódicos. No obstante, aprovechando que la moda de las bicicletas invadía los Estados Unidos, en 1892 decidieron abrir un pequeño comercio. Pronto se convertiría también en un taller de reparaciones y desarrollarían su propio modelo: "The Wright Flyer" (El Volador Wright), que más tarde sería el nombre de su mítico aeroplano.

El interés de Wilburg y Oliver para volar empezó cuando su padre les regaló ese juguete parecido a un helicóptero, y continuó durante los años que hacían y vendían papalotes. Pero no fue hasta 1899 que decidieron estudiar aeronáutica con toda dedicación.

Los Wright admiraban los escritos y hazañas del ingeniero alemán del siglo XIX Otto Lilienthal y del ingeniero norteamericano Octave Chanute, que había experimentado con planeadores y el vuelo en general.

En septiembre de 1900, en Kill Devil Hills (Carolina del Norte) probaron su propio planeador. Tomando cuidadosas notas de sus descubrimientos, llegaron a la conclusión de que los datos aeronáuticos en los que se habían basado eran incorrectos.

En 1901 probaron los efectos de la presión del aire en más de 200 superficies de alas y en 1902, tras ejecutar más de mil vuelos con un nuevo planeador, confirmaron sus datos. Los hermanos Wright también comprobaron para su satisfacción que los pilotos pueden equilibrar mejor los aviones que los dispositivos de ingeniería incorporados. Ésta fue la idea más importante de su primera patente.

Los hermanos Wright, en 1903 construyeron su primera hélice según cálculos originales, además, continuaron sus experimentos al tiempo que se acercaba un terrible invierno. No obstante las condiciones extremas, siguieron respetando su principio de no trabajar en domingo, aún teniendo que esperar más días para que regresaran las condiciones climatológicas adecuadas.

Finalmente, el jueves 17 de Diciembre de 1903, Wilburg y Orville lograron su propósito –el primer vuelo propulsado-. Orville voló una distancia de 37 metros, volando por un tiempo de 12 segundos. Más tarde, ese mismo día, Wilburg voló cerca de 260 metros en un vuelo que duró 59 segundos.

Para desventaja de los hermanos Wright, el público y la prensa no habían presenciado las pruebas y logros de ellos, por lo que no estaban dispuestos a creerles. Algunos periódicos publicaban sus historias, pero distorsionaban los hechos, lo que hacía que los hermanos se molestaran grandemente. Esta falta de reconocimiento no disminuyó el entusiasmo de los hermanos hacia su trabajo, ellos simplemente enfocaron sus experiencias para producir mejorías. Esto lo hicieron cerca de su pueblo, Dayton, debido a que no necesitaban los fuertes vientos de Kiity Hawk porque ya habían añadido el motor al planeador.

No fue hasta que Orville Wright hizo una demostración con un modelo más veloz para el Cuerpo de Señales del Ejército en Fort Meyer, Virginia; que los logros de los hermanos Wright fueron finalmente reconocidos. El 9 de septiembre completó el primer vuelo mundial de más de una hora y, también por primera vez, se transportó un pasajero, el teniente Frank P. Lamh, durante 6 minutos y 24 segundos. Estas demostraciones se interrumpieron el 17 de septiembre a causa de un accidente en el que resultaron heridos Orville y su pasajero el teniente Thomas E. Selfridge, quien murió horas después a consecuencia de una conmoción cerebral. Fue la primera persona muerta en accidente de avión propulsado por motor

Al final de 1909, Wilburg y Orville formaron la compañía American Wright Company. Para fabricar y vender aeroplanos. Los Wright llevaron a cabo demostraciones de su invención en Europa y América; no obstante, sus dificultades no habían terminado. Un número de demandas se pusieron en contra de ellos debido a infracciones relacionadas con el proceso de patente.

Tras la muerte de Wilburg, Orville asumió la dirección de la empresa hasta 1915, momento en que la abandonó para dedicarse a la investigación aeronáutica. Orville vivió por muchos años, muriendo de un ataque al corazón a la edad de 76 años. Ninguno se llegó a casar.

Evidentemente los hermanos Wright no fueron los primeros hombres en volar. Hacía mucho tiempo que los globos aerostáticos y dirigibles surcaban los cielos, pero se trataban de artefactos menos pesados que el aire. El sueño que perseguían los Wright era hacer volar algo más pesado que el aire.


Copyright © 2006 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com
Johndany Solutions C.A. - RIF: J-30851494-2