Web www.liderazgoymercadeo.com
Curso inversiones en bolsa de New York
Videotrader probado por más de 450 alumnos en 18 paises para aprender a invertir en la bolsa de valores de new york. Incluye video clases, material escrito y cuenta virtual
 
Como potenciar y maximizar el Exito
Nuestro propósito es proveerle herramientas que le ayuden a descubrir su cuadro personal del éxito. Mostrarle que el éxito no es un destino; es el camino lo que cuenta.
.
Seminarios in company
Jonny Martìnez
| Cursos Digitales
Jonny Martínez
| Cursos Digitales
Otros Autores
| Blog
Negocios
Como vencer la timidez y la ansiedad social
Como vencer la timidez y la ansiedad social
El Lenguaje Corporal
El Lenguaje Corporal
Solucion #1 a la eyaculación precoz
Solucion #1 a la eyaculación precoz
Biografías
Franklin Delano Roosevelt

|

Nació el 30 de enero de 1882, en Hyde Park, Nueva York (estado de Nueva York), en el seno de una familia acomodada neoyorquina, de origen holandés, afincada en América desde mediados del siglo XVII. Su padre, James Roosevelt, era terrateniente y administraba varias sociedades, mientras que la familia de su madre, Sarah, poseía minas y una flota de barcos mercantes. Desde muy joven recibió una educación esmerada. A los catorce años ingresó en el Grotow Law School de Massachusetts, centro elitista similar al exclusivo Eton británico. Cuatro años más tarde, en 1900, se matriculó en la Universidad de Harvard para estudiar la carrera de Derecho. El último curso lo acabó en la Universidad de Columbia. Se graduó en el año 1904. El 17 de marzo de 1905, Roosevelt contrajo matrimonio con Eleanor Roosevelt, prima de su padre y sobrina del presidente Theodore Roosevelt, líder del Partido Republicano, con el que Roosevelt no llegó nunca a congeniar. Eleanor ejerció una influencia decisiva en la futura carrera política de su marido, al que convenció para que dedicara sus esfuerzos en proteger a las clases más desfavorecidas.

En vista del poco interés que sentía por los asuntos jurídicos, Roosevelt abandonó muy pronto su labor como abogado y aceptó, en el año 1901, la propuesta de los demócratas neoyorquinos para presentarse a las elecciones al Senado del estado de Nueva York. Invirtió una gran suma de dinero en una campaña frenética que le llevó a recorrer las granjas rurales montado en su llamativo Ford T de color rojo, presentándose como un candidato progresista, estrategia que no le pudo salir mejor, ya que ganó las elecciones con más de 1.000 votos de diferencia sobre sus oponentes.

Durante la Convención Nacional del Partido Demócrata del año 1912, apoyó sin reservas la candidatura a la presidencia del progresista Woodrow Wilson, ya que ambos coincidían básicamente en aspectos fundamentales como el rechazo al mundo de la gran banca y al aumento del poder de los poderosos trust financieros. Una vez que Wilson salió elegido presidente, éste le agradeció los servicios prestados durante la campaña nombrándole secretario adjunto de la Marina, cargo que ostentó hasta la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, y en el que se curtió definitivamente en el proceloso mundo de la política de Washington, además de establecer una estrecha colaboración con su jefe de filas, el senador Josephus Daniels, con el que llevo a cabo una serie de reformas dentro del departamento.

Cuando Wilson decidió retirarse de la política, Roosevelt fue nuevamente instigado por sus partidarios para presentarse como candidato demócrata a la vicepresidencia, acompañando al líder de los demócratas James Cox. Por contra, la victoria acabó del lado de la candidatura republicana, encabezada por Warren Gamaliel Harding (1921-1923), acompañado en la vicepresidencia por Calvin Coolidge (1923-1929). No obstante, Roosevelt supo sacar provecho de la derrota: cambió desde ese momento su forma de darse a conocer.

Tras la derrota, Roosevelt pasó algunos años entregado al mundo de la empresa privada y alejado de la política activa; se dedicó a varios negocios de naturaleza especulativa en los que no demostró tener la misma habilidad que le caracterizaría en política. Poco antes de cumplir los cuarenta, la tragedia personal se abatió sobre Roosevelt. En agosto del año 1921, sufrió un ataque repentino de poliomielitis que le mantuvo varias semanas al borde de la muerte. Esta enfermedad le ocasionó una parálisis general durante dos años y le dejó inválido para el resto de su vida. Por fin, tras siete largos años de lucha personal contra la adversidad, Roosevelt volvió a la arena política ante el entusiasmo y la admiración de propios y extraños.

A pesar de las dudas suscitadas por su invalidez, Roosevelt decidió presentarse como candidato a la gobernación del estado de Nueva York en 1928. Roosevelt logró imponerse en las elecciones a la gobernación con un margen de votos cercano a los 25.000.

Durante los cuatro años al frente del estado, cimentó su reputación de político progresista y preocupado por las clases más empobrecidas gracias a un ambicioso programa de reformas sociales que se reveló muy pronto como el más idóneo para hacer frente a los años críticos de la Gran Depresión. El canal utilizado para llevar a cabo sus planes fue la creación de la "Agencia de Socorro en Emergencias Temporales". Así mismo, para reforzar más la eficacia de su gestión, Roosevelt reunió en torno suyo a un equipo de colaboradores, el famoso "Grupo de Cerebros", grupo de profesores y expertos de la Universidad de Columbia encargado de elaborar un plan global de acciones y medidas de choque contra la crisis, cuya principal característica era la intervención directa del gobierno estatal.

Las elecciones, celebradas el 8 de noviembre de 1932 a la presidencia de los Estados Unidos, supusieron un rotundo éxito para Roosevelt, quien consiguió cerca de veintitrés millones de votos frente a los quince millones alcanzando por su rival.

Cuando Roosevelt ocupó el cargo, el 4 de marzo de 1933, la situación social y económica del país no podía ser peor, ya que en los cuatro meses transcurridos entre la elección y la toma de posesión la economía volvió a caer en picado, lo que se tradujo en un aumento alarmante del desempleo, en una bolsa de valores totalmente hundida, con miles de bancos inmersos en un proceso de quiebra irreversible (38 estados habían proclamado el cierre bancario indefinido) y con los precios de los productos agrícolas muy por debajo del coste de producción.

Su política de gobierno consistió en mejorar el poder adquisitivo de las clases trabajadoras y agrícolas, a la vez que se buscaba la confianza de los banqueros. El Congreso fue literalmente acribillado por Roosevelt con mensajes, propuestas y proyectos de ley, medidas todas que fueron aprobadas en un tiempo récord y que afectaban a todo tipo de temas y problemas endémicos del país: el subsidio de desempleo, la industria, la agricultura, el trabajo, el transporte colectivo, la Banca y la moneda.

En relación con América Latina, Roosevelt adoptó una línea política basada en la "buena vecindad", con la que llevó todavía más lejos la política de gradual retirada emprendida por los presidentes Calvin Coolidge y Herbert Hoover. El propósito de Roosevelt no era otro que contrarrestar una más que posible influencia alemana e italiana en las repúblicas vecinas del sur, por lo que debía esforzarse por encontrar vías de colaboración económicas y políticas con estos países, tal como hizo participando activamente, como un miembro más, en las conferencias panamericanas de Montevideo, en 1933, de Buenos Aires, en 1936, y, por último, de Lima, en 1938.

A partir de la declaración de la segunda guerra mundial, Roosevelt redobló sus responsabilidades al erigirse en el principal coordinador de los esfuerzos bélicos de los aliados. Todos sus pasos se encaminaron a establecer y reforzar los lazos entre los aliados. En agosto de 1941, se reunió con el primer ministro británico, Winston Churchill, de cuya conversación salió la Carta del Atlántico, que establecía las bases ideológicas que más tarde inspiraría la carta fundacional de las Naciones Unidas. Dos años más tarde, en enero de 1943, ambos políticos volvieron a encontrarse en la Conferencia de Casablanca, en la que aprobaron la doctrina de rendición incondicional de las potencias totalitarias con vistas a evitar un futuro resurgimiento militar alemán. Posteriormente, en la Conferencia de Quebec, de agosto de 1943, los aliados planificaron el desembarco de Normandía, y en la de Moscú, de octubre del mismo año, la creación de una organización internacional capaz de asegurar la paz mundial una vez finalizado el conflicto. Esta última cuestión sería abordada con mucha más profundidad y realismo en la Conferencia de Yalta, en febrero de 1945, en la que Roosevelt y sus homólogos, Churchill y Stalin, pusieron las bases de la futura ONU como única garantía para preservar la paz. En Yalta, Roosevelt, decidido a evitar cualquier roce con la URSS (a la que previamente había reconocido oficialmente en el año 1933), permitió un sustancial desplazamiento de las fronteras polacas hacia el oeste en favor de la URSS y cedió los Balcanes a la influencia soviética, junto con los ferrocarriles transmanchurianos, el sur de la península de Sajalin y las islas Kuriles.

Como resultado de su decisiva participación en los asuntos internacionales, lamentablemente Roosevelt no pudo ver el fin de la guerra ni presenciar la victoria en la que tanto esfuerzo había derrochado. Víctima de una degradación física irreversible que le obligó a recluirse en Warm Spring tras la Conferencia de Yalta, el 12 de abril de 1945 falleció, en Warm Spring (estado de Georgia). como consecuencia de una hemorragia cerebral. Sus restos mortales fueron instalados en los jardines de su residencia familiar en Hyde Park, junto al río Hudson, tal como era su último deseo.
Fue el único presidente de los Estados Unidos en asumir cuatro veces consecutivas la presidencia (1933, 1936, 1940 y 1944).





Otras Biografías
Abraham Lincoln
Abraham Stoker
Adam Smith
Ada Lovelace
Agatha Christie
Aime Bonpland

Albert Einstein

Albert Schweitzer
Alejandro Magno
Alessandro Volta
Alec Guinness
Alexander Fleming
Alexander von Humboldt
Alfred Adler
Alfred Bernhard Nobel
Alfred Carlton Gilbert
Alfred Joseph Hitchcock
Alfred Mosher Butts
Ana Frank
André Citroën
Andres Bello
Antoine de Saint-Exupéry
Antonio José de Sucre
Antonio Vivaldi
Aquiles Nazoa
Aristóteles
Armando Reverón
Arthur Ignatius Conan Doyle
Arturo Michelena
Arturo Uslar Pietri
Auguste Comte
Ayrton Senna
Benjamin Franklin
Bertrand Russell
Billo Frómeta
Blaise Pascal
Bruce Lee
Buda
Carl Gustav Jung
Carlomagno
Carlos Saavedra Lamas
Celia Cruz
Charles August Lindbergh
Charles Brace Darrow
Charles John Huffman Dickens
Charles Nelson Goodyear
Charles Robert Darwin
Charles Spencer Chaplin
Chester Floyd Carlson
Christopher Latham Scholes
Christopher Reeve
Cristóbal Colón
Coco Chanel
Dante Alighieri
Desiderio Erasmo de Rotterdam
Diana de Gales
Edgar Allan Poe
Elizabeth Cady Stanton
Enzo Ferrari
Ernest Miller Hemingway
Euclides
Eugenio Mendoza Goiticoa
Eurípides
Eva Perón
Federico García Lorca
Fernando de Magallanes
Florence Nightingale
Francisco de Miranda
Francisco José de Goya y Lucientes
Franklin Delano Roosevelt
Frederick Chopin
Frederick Henry Royce
Galileo Galilei
George Eastman
George Stephenson
George Washington
George Westinghouse
Giovanni Agnelli
Gottlied Wilhelm Daimler
Harry Houdini
Henry Ford
Henry John Heinz
Herbert George Wells
Hermanos Davidson
Hermanos Wright
Hipócrates
Indira Gandhi
Isaac Asimov
Isaac Newton
Isaías Medina Angarita
Jacques Yves Costeau
Jakob Ludwig Felix Mendelssohn-Bartholdy
James Watt
Jesucristo
Johann Gregor Mendel
Johann Sebastian Bach
John Dalton
John F. Kennedy
John Ronald Reuel Tolkien
John Winston Lennon
Johannes Gutenberg
Johannes Kepler
Jonathan Swift
José Antonio Anzoategui
José de San Martín
José Félix Ribas
José Julián Martí
Jóvito Villalba
Juan Pablo II
Juan Pablo Pérez Alfonzo
Juana de Arco
Julio Cesar
Julio Verne
King Camp Gillette
Konrad Zuse
Ladislao José Biro
Leo Hendrik Baekeland
Leonardo da Vinci
Levi Strauss
Lewis Carroll
Lisandro Alvarado
Lope Felix de Vega y Carpio
Louis Braile
Louis Pasteur
Louis Renault
Ludwig Van Beethoven
Madre Teresa de Calcuta
Mahatma Gandhi
Mahoma
Manuela Sáenz
Marco Polo
Marie Curie
Mari Wollstonecraft
Mark Twain
Martin Luther King
Miguel Angel
Miguel de Cervantes Saavedra
Miguel Otero Silva
Montesquieu
Morris Michtom
Napoleón Bonaparte
Nicolás Copérnico
Nikola Tesla
Niels Bohr
Ole Kirk Christiansen
Oscar Wilde
Pablo Picasso
Pedro Gual
Platón
Preston Thomas Tucker
Raúl Leoni
Rembrandt Harmenszoon van Rijn
Rene Descartes
Robert Hutchings Goddard
Robert Louis Stevenson
Roger Bacon
Rómulo Betancourt
Romulo Gallegos Freire
Rubén Darío
Rudolph Christian Carl Diesel
Ruth Handler
Salvador Dali
San Agustín de Hipona
Santiago Mariño
Simón Bolívar
Simón Rodríguez
Sigmund Freud
Sócrates
Soichiro Honda
Sor Juana Inés de la Cruz
Stanley Kubrick
Thomas Alva Edison
Thomas J. Watson
Victor Hugo
Viktor Frankl
Vladimir Kosma Zworykin
Voltaire
Walt Disney
Wernher Magnus Maximiliam von Braun
William Crapo Durant
William Denby Hanna
William Shakespeare
William Wallace
Winston Churchill
Wolfgang Amadeus Mozart
Yasser Arafat
El Vendedor Excelente
Las personas excelentes buscan las oportunidades y no dan excusa por sus fracasos, aprenden de los errores, buscan la respuesta adecuada a cada situación e incansablemente buscan el éxito.
Mercadeo Personal
Como venderse a si mismo
Técnicas de Excelencia en Ventas
Un curso que contiene las mas efectivas técnicas de ventas de la actualidad, sin duda el vendedor de hoy encontrara variadas herramientas para aumentar su rendimiento. En un leguaje sencillo y fácil de entender.
Udemy.com Home page 160x600

Copyright © 2006 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com
Johndany Solutions C.A. - RIF: J-30851494-2