Nicolás Copérnico

Miklas Koppernigk nació el 19 de febrero de 1473; en la ciudad de Thorn, en la ribera prusiana, entre Polonia y Prusia. Era hijo de Bárbara Watzelrode y Micolaj Copérnico.

El padre de Copérnico murió cuando tenía diez años de edad y su tío, el Obispo Lucas Watzelrode, asumió la responsabilidad de educarlo; y le posibilitó una excelente educación y una vida sin preocupaciones materiales.

En 1491, Copérnico ingresó a la Universidad de Cracovia. Allí recibió enseñanzas astronómicas de Alberto Brundzewski, notable matemático y astrónomo, quien cultivó el profundo interés de él por esas materias. Sin embargo; por consejo de su tío, Copérnico deja Cracovia y es enviado a estudiar a Italia.

En 1497, Copérnico ingresó a la Universidad Bolonia y Ferrara cursando estudios de Leyes y Medicina. Allí conoció al astrónomo Domenico María Novara

El 9 de marzo de 1497, Copérnico en compañía de Domenico María Novara observaba la Luna que cubrió la estrella de primera magnitud, Aldebarán, en la constelación de Tauro. Con esta observación, demostró que el paralaje de la Luna , y en consecuencia su distancia de la Tierra durante los cuartos, no cambiaba con relación a la fase llena. Era un paso muy importante en la vida científica de Copérnico: probaba que era posible poner en duda las afirmaciones de reconocidas autoridades, apoyándose en los resultados de observaciones realizadas racional y premeditadamente.

Después de una corta estancia en Roma (1500), Copérnico regresó a Polonia para solicitar una autorización para seguir estudiando en Padua, famosa entonces por su escuela de Medicina. Allí conoció la lengua griega y profundizó en sus conocimientos de literatura clásica.

Copérnico se doctoró en derecho canónico por la Universidad de Ferrara en 1503. Ese mismo año regresó a su país, donde se le había concedido entre tanto una canonjía por influencia de su tío, y se incorporó a la corte episcopal de éste en el castillo de Lidzbark, en calidad de su consejero de confianza.

Hacia 1507, Copérnico elaboró su primera exposición de un sistema astronómico heliocéntrico en el cual la Tierra orbitaba en torno al Sol, en oposición con el tradicional sistema tolemaico, en el que los movimientos de todos los cuerpos celestes tenían como centro nuestro planeta. Una serie limitada de copias manuscritas del esquema circuló entre los estudiosos de la astronomía, y a raíz de ello Copérnico empezó a ser considerado como un astrónomo notable; con todo, sus investigaciones se basaron principalmente en el estudio de los textos y de los datos establecidos por sus predecesores, ya que apenas superan el medio centenar las observaciones de que se tiene constancia que realizó a lo largo de su vida.

En 1513, Copérnico fue invitado a participar en la reforma del calendario juliano, y en 1533 sus enseñanzas fueron expuestas al papa Clemente VII por su secretario; en 1536, el cardenal Schönberg escribió a Copérnico desde Roma urgiéndole a que hiciera públicos sus descubrimientos. Por entonces, él ya había completado la redacción de su gran obra, Sobre las revoluciones de los orbes celestes , un tratado astronómico que defendía la hipótesis heliocéntrica.

La publicación de ésta se produjo gracias a la intervención de un astrónomo protestante, Georg Joachim von Lauchen, conocido como Rheticus, quien visitó a Copérnico de 1539 a 1541 y lo convenció de la necesidad de imprimir el tratado, de lo cual se ocupó él mismo.

Copérnico murió en Frombork el 24 de mayo de 1543.


Copyright © 2006 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com
Johndany Solutions C.A. - RIF: J-30851494-2