Web www.liderazgoymercadeo.com
El Vendedor Excelente
Las personas excelentes buscan las oportunidades y no dan excusa por sus fracasos, aprenden de los errores, buscan la respuesta adecuada a cada situación e incansablemente buscan el éxito.
 
Creatividad en Mercadeo y Ventas
Buenas ideas, aplicadas en el momento oportuno, son la columna vertebral del mercadeo. El mercadeo requiere tener una enorme dosis de originalidad, creatividad e imaginación para producir resultados.
.
Seminarios in company
Jonny Martìnez
| Cursos Digitales
Jonny Martínez
| Cursos Digitales
Otros Autores
| Blog
Negocios
Mercadeo Personal
Mercadeo Personal
Desarrollo Personal
Desarrollo Personal
Inteligencia financiera y finanzas personales
Inteligencia financiera y finanzas personales
Biografías
Nicolás Copérnico

|

Miklas Koppernigk nació el 19 de febrero de 1473; en la ciudad de Thorn, en la ribera prusiana, entre Polonia y Prusia. Era hijo de Bárbara Watzelrode y Micolaj Copérnico.

El padre de Copérnico murió cuando tenía diez años de edad y su tío, el Obispo Lucas Watzelrode, asumió la responsabilidad de educarlo; y le posibilitó una excelente educación y una vida sin preocupaciones materiales.

En 1491, Copérnico ingresó a la Universidad de Cracovia. Allí recibió enseñanzas astronómicas de Alberto Brundzewski, notable matemático y astrónomo, quien cultivó el profundo interés de él por esas materias. Sin embargo; por consejo de su tío, Copérnico deja Cracovia y es enviado a estudiar a Italia.

En 1497, Copérnico ingresó a la Universidad Bolonia y Ferrara cursando estudios de Leyes y Medicina. Allí conoció al astrónomo Domenico María Novara

El 9 de marzo de 1497, Copérnico en compañía de Domenico María Novara observaba la Luna que cubrió la estrella de primera magnitud, Aldebarán, en la constelación de Tauro. Con esta observación, demostró que el paralaje de la Luna , y en consecuencia su distancia de la Tierra durante los cuartos, no cambiaba con relación a la fase llena. Era un paso muy importante en la vida científica de Copérnico: probaba que era posible poner en duda las afirmaciones de reconocidas autoridades, apoyándose en los resultados de observaciones realizadas racional y premeditadamente.

Después de una corta estancia en Roma (1500), Copérnico regresó a Polonia para solicitar una autorización para seguir estudiando en Padua, famosa entonces por su escuela de Medicina. Allí conoció la lengua griega y profundizó en sus conocimientos de literatura clásica.

Copérnico se doctoró en derecho canónico por la Universidad de Ferrara en 1503. Ese mismo año regresó a su país, donde se le había concedido entre tanto una canonjía por influencia de su tío, y se incorporó a la corte episcopal de éste en el castillo de Lidzbark, en calidad de su consejero de confianza.

Hacia 1507, Copérnico elaboró su primera exposición de un sistema astronómico heliocéntrico en el cual la Tierra orbitaba en torno al Sol, en oposición con el tradicional sistema tolemaico, en el que los movimientos de todos los cuerpos celestes tenían como centro nuestro planeta. Una serie limitada de copias manuscritas del esquema circuló entre los estudiosos de la astronomía, y a raíz de ello Copérnico empezó a ser considerado como un astrónomo notable; con todo, sus investigaciones se basaron principalmente en el estudio de los textos y de los datos establecidos por sus predecesores, ya que apenas superan el medio centenar las observaciones de que se tiene constancia que realizó a lo largo de su vida.

En 1513, Copérnico fue invitado a participar en la reforma del calendario juliano, y en 1533 sus enseñanzas fueron expuestas al papa Clemente VII por su secretario; en 1536, el cardenal Schönberg escribió a Copérnico desde Roma urgiéndole a que hiciera públicos sus descubrimientos. Por entonces, él ya había completado la redacción de su gran obra, Sobre las revoluciones de los orbes celestes , un tratado astronómico que defendía la hipótesis heliocéntrica.

La publicación de ésta se produjo gracias a la intervención de un astrónomo protestante, Georg Joachim von Lauchen, conocido como Rheticus, quien visitó a Copérnico de 1539 a 1541 y lo convenció de la necesidad de imprimir el tratado, de lo cual se ocupó él mismo.

Copérnico murió en Frombork el 24 de mayo de 1543.






Otras Biografías
Abraham Lincoln
Abraham Stoker
Adam Smith
Ada Lovelace
Agatha Christie
Aime Bonpland

Albert Einstein

Albert Schweitzer
Alejandro Magno
Alessandro Volta
Alec Guinness
Alexander Fleming
Alexander von Humboldt
Alfred Adler
Alfred Bernhard Nobel
Alfred Carlton Gilbert
Alfred Joseph Hitchcock
Alfred Mosher Butts
Ana Frank
André Citroën
Andres Bello
Antoine de Saint-Exupéry
Antonio José de Sucre
Antonio Vivaldi
Aquiles Nazoa
Aristóteles
Armando Reverón
Arthur Ignatius Conan Doyle
Arturo Michelena
Arturo Uslar Pietri
Auguste Comte
Ayrton Senna
Benjamin Franklin
Bertrand Russell
Billo Frómeta
Blaise Pascal
Bruce Lee
Buda
Carl Gustav Jung
Carlomagno
Carlos Saavedra Lamas
Celia Cruz
Charles August Lindbergh
Charles Brace Darrow
Charles John Huffman Dickens
Charles Nelson Goodyear
Charles Robert Darwin
Charles Spencer Chaplin
Chester Floyd Carlson
Christopher Latham Scholes
Christopher Reeve
Cristóbal Colón
Coco Chanel
Dante Alighieri
Desiderio Erasmo de Rotterdam
Diana de Gales
Edgar Allan Poe
Elizabeth Cady Stanton
Enzo Ferrari
Ernest Miller Hemingway
Euclides
Eugenio Mendoza Goiticoa
Eurípides
Eva Perón
Federico García Lorca
Fernando de Magallanes
Florence Nightingale
Francisco de Miranda
Francisco José de Goya y Lucientes
Franklin Delano Roosevelt
Frederick Chopin
Frederick Henry Royce
Galileo Galilei
George Eastman
George Stephenson
George Washington
George Westinghouse
Giovanni Agnelli
Gottlied Wilhelm Daimler
Harry Houdini
Henry Ford
Henry John Heinz
Herbert George Wells
Hermanos Davidson
Hermanos Wright
Hipócrates
Indira Gandhi
Isaac Asimov
Isaac Newton
Isaías Medina Angarita
Jacques Yves Costeau
Jakob Ludwig Felix Mendelssohn-Bartholdy
James Watt
Jesucristo
Johann Gregor Mendel
Johann Sebastian Bach
John Dalton
John F. Kennedy
John Ronald Reuel Tolkien
John Winston Lennon
Johannes Gutenberg
Johannes Kepler
Jonathan Swift
José Antonio Anzoategui
José de San Martín
José Félix Ribas
José Julián Martí
Jóvito Villalba
Juan Pablo II
Juan Pablo Pérez Alfonzo
Juana de Arco
Julio Cesar
Julio Verne
King Camp Gillette
Konrad Zuse
Ladislao José Biro
Leo Hendrik Baekeland
Leonardo da Vinci
Levi Strauss
Lewis Carroll
Lisandro Alvarado
Lope Felix de Vega y Carpio
Louis Braile
Louis Pasteur
Louis Renault
Ludwig Van Beethoven
Madre Teresa de Calcuta
Mahatma Gandhi
Mahoma
Manuela Sáenz
Marco Polo
Marie Curie
Mari Wollstonecraft
Mark Twain
Martin Luther King
Miguel Angel
Miguel de Cervantes Saavedra
Miguel Otero Silva
Montesquieu
Morris Michtom
Napoleón Bonaparte
Nicolás Copérnico
Nikola Tesla
Niels Bohr
Ole Kirk Christiansen
Oscar Wilde
Pablo Picasso
Pedro Gual
Platón
Preston Thomas Tucker
Raúl Leoni
Rembrandt Harmenszoon van Rijn
Rene Descartes
Robert Hutchings Goddard
Robert Louis Stevenson
Roger Bacon
Rómulo Betancourt
Romulo Gallegos Freire
Rubén Darío
Rudolph Christian Carl Diesel
Ruth Handler
Salvador Dali
San Agustín de Hipona
Santiago Mariño
Simón Bolívar
Simón Rodríguez
Sigmund Freud
Sócrates
Soichiro Honda
Sor Juana Inés de la Cruz
Stanley Kubrick
Thomas Alva Edison
Thomas J. Watson
Victor Hugo
Viktor Frankl
Vladimir Kosma Zworykin
Voltaire
Walt Disney
Wernher Magnus Maximiliam von Braun
William Crapo Durant
William Denby Hanna
William Shakespeare
William Wallace
Winston Churchill
Wolfgang Amadeus Mozart
Yasser Arafat
Serie Aprende: Como Aumentar tu Autoestima
Autoestima
Liderazgo de Excelencia
Curso Digital de Liderazgo de Excelencia
Cure su artritis
Olvídese del dolor con un método simple y natural, sin pastillas o costosos tratamientos
Udemy.com Home page 160x600

Copyright © 2006 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com
Johndany Solutions C.A. - RIF: J-30851494-2