Billo Frómeta

Luis María Frómeta Pereira nació el 15 de noviembre de 1915 en Santo Domingo, República Dominicana; hijo del abogado José María Frómeta y doña Olimpia Pereira de Frómeta.

Desde su formación en la escuela primaria, la música se constituyó en elemento fundamental en la vida de Billo, recibiendo sus primeras lecciones de teoría  y solfeo del maestro Sixto Brea, armonía y composición del profesor Rafael Pimentel, mientras que el profesor Oguis Negrete le introducía en el saxofón y clarinete.

Frómeta concluye sus estudios secundarios a la par de su formación musical, movido por los deseos de su padre de contar con un médico en la familia, para 1933 inicia sus estudios de medicina en la Universidad de Santo Domingo, mientras que para apoyar su sustento imparte clases de guitarra a domicilio y eventualmente provee de arreglos a las agrupaciones que lo requerían.

Durante este lapso conoce al músico Freddy Coronado, quien le conseguiria una plaza como saxofonista de la orquesta del Teatro Capitolio de Santo Domingo, y como fagotista en la sinfónica de Santo Domingo, pero que además le anima a la conformación del Conjunto Tropical. Más adelante, Frómeta se une a Simó Damirón, su hermano Fernando Frómeta, Ernesto "Negrito" Chapusseaux y Coronado, para fundar una orquesta de baile a la que llaman: “Santo Domingo Jazz Band”, con Damirón como director.

A la orquesta le surge una oferta para tocar en Caracas, para amenizar las fiestas de año nuevo en la prestigiosa sala de baile Roof Garden del Hotel Madrid. Parten de Santo Domingo el 26 de diciembre de 1937, del Puerto del Río Ozama a bordo de un barco llamado "Sordwagen", y llegaron a Venezuela el 31 de diciembre de 1937.

Los hermanos Sabal, dueños del Roof Garden, decidieron cambiarle el nombre de la orquesta por el de Billo's Happy Boys. Este cambio de nombre produjo protestas en la República Dominicana porque se evitaba la mención de la capital de aquel país. Este inconveniente y la prórroga consecutiva del contrato fueron obligando a los músicos y cantantes a permanecer en la ciudad de Caracas.

En 1939 Frómeta se vio afectado por el tifus, los médicos dijeron que era imposible salvarlo. La orquesta se disolvió; pero él hizo quedar mal a los médicos y meses después, tras haber perdido el cabello, volvió a tomar la batuta y el saxofón; y convoca a sus coterráneos Freddy Coronado y Cecilio Comprés,  y a los venezolanos Pedro Luis Aponte, José Dolores Guevara y Angel Briceño, entre otros, a fín de conformar un nuevo proyecto musical: “Billo's Caracas Boy".

La orquesta participaba en los eventos festivos y vermouths (fiestas vespertinas) que se realizaban; y gracias a un programa de radio llamado "A gozar muchachos", de la estación Radio Caracas Radio (1945 - 1957); penetró en  todos los hogares caraqueños, ganándose además del gusto popular, el afecto y el cariño, que nos hizo verle como un verdadero compatriota.

En 1958, a la caída del gobierno del General Pérez Jiménez, Frómeta sufrió una serie de ataques, teniendo que enfrentar demandas y hasta un veto por parte de la Asociación Musical de Distrito Federal y Estado Miranda, prohibiéndole actuar de por vida en Venezuela.

El maestro Frómeta se va a Cuba donde realiza algún trabajo musical y graba con una orquesta integrada por músicos de la isla. En esa breve época en Cuba son varias las grabaciones que se editan en Venezuela con los sellos disqueros "Sonus" y "Venevox", en las cuales cantan Víctor Piñero, Alberto Beltrán, Pío Leiva, Carlos Díaz, etc.

En mayo de 1960 regresa Frómeta a Caracas y le es levantado el veto en una asamblea de la Asociación Musical convocada para tal fin, que la mayoría vio como una medida injusta y personal en contra del Maestro.

Frómeta, reagrupa la orquesta “Billo's Caracas Boy"; y contrata a Cheo García y a Felipe Pirela. Con esta pareja de vocalistas, se dió inicio a la Orquesta mas exitosa que haya sido conformada en Venezuela durante el siglo XX. Salas de baile, rockolas, estaciones de Radio y Televisión, pronto comienzan a dar cabida a guarachas, boleros, danzones, pasodobles y mosaicos, interpretados por estas nuevas voces. La noticia se regó como pólvora, y de inmediato la orquesta fue reclamada mas allá de las fronteras; tocando en Colombia, Centroamérica, EE UU y Europa.

Durante esta etapa, la orquesta logra inscribirse en el libro de los Guinnes World Records, al convocar la concentración más grande de personas en la bailanta de los carnavales de Tenerife en 1987 (más de 250.000 almas).  

A Frómeta le ofrecieron dirigir la Orquesta Sinfónica de Venezuela en el majestuoso Teatro Teresa Carreño, en el marco del homenaje que por sus cincuenta años de vida artística en Venezuela le brindaría Caracas, donde sus mejores amigos y artistas que le acompañaron durante su carrera musical, iban a cantarle en un concierto en su honor.

Pero un día antes, el 27 de abril de 1988, cuando termina el ensayo de la canción "Un Cubano en Caracas" sufre un derrame cerebral, muriendo una semana después, el 5 de mayo de 1988.


Copyright © 2006 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com
Johndany Solutions C.A. - RIF: J-30851494-2