Arturo Michelena

Nació en Valencia, Estado Carabob; el 16 de junio de 1.863. Hijo de Juan Antonio Michelena y de Socorro Castillo. Su padre fue su principal preceptor durante su infancia.

En 1.874 hizo una serie de dibujos que ilustraron la edición neoyorquina de Costumbres Venezolanas, libro de Francisco de Sales Pérez, quien lo presenta en el círculo de amigos de Antonio Guzmán Blanco con la intención de gestionarle una pensión de estudios.

Entre 1.879 y 1.882, Michelena y su padre abren una Academia de Arte en Valencia, en la cual realizan retratos por encargo. Durante este tiempo, el joven Michelena pinta murales, copia cuadros antiguos, elabora retratos infantiles; lo cual será una excelente base de entrenamiento que lo capacita para participar con éxito en el Salón del Centenario, que se celebraba en Caracas, y al que envía su primer lienzo importante “La entrega de la bandera al batallón sin nombre” (1.883), que le hace merecedor del Segundo Premio.

En 1.885 viaja a la capital francesa en compañía de otro pintor que va a alcanzar notoria fama perdurable: Martín Tovar y Tovar. Estudió afanosamente bajo la dirección del célebre Jean Paul Laurens.

Gracias a las recomendaciones de Laurens, Michelena envía al salón de 1.887 un lienzo impactante “El niño enfermo”, con el que gana la Medalla de Segunda Clase y el reconocimiento Hors concours, máxima distinción que el salón le otorgaba a un artista extranjero.

En 1.888 presentó "Carlota Corday" con la que obtuvo medalla de oro de primera clase.

Después de estos triunfos, regresa a Caracas en 1.889. Aquí recibe los más cálidos homenajes, sin que estos logren alterar su sencillez. Se casa con Lastenia Tello Mendoza y torna a París, donde le aguardan nuevas recompensas.

En 1.891, participa en el Salón de los Campos Eliseos, con el cuadro “Pentesilea” que mereció ocupar la Sala de Honor.

Los trabajos y encargos quebrantaron su salud y contrajo tuberculosis; en plena crisis de su enfermedad pintó "La Bara Rota"(1.892).

Regresa a Caracas, y se dedica a pintar ambiciosamente, por lo cual su salud empeora; que apenas le permite dedicarle tiempo a obras ambiciosas como “Berruecos” (1.895), “Miranda en la Carraca” (1.896), “El Descendimiento” (1.897) y “La última cena” (1.898).

Al final de sus días, el medico le aconsejó que debía vivir en un clima como el de Los Teques, y Michelena se mudó allí.

Michelena murió a los 35 años de edad, el 29 de julio de 1.898, en Caracas.

Sus restos fueron sepultados en el Panteón Nacional.



Copyright © 2006 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com
Johndany Solutions C.A. - RIF: J-30851494-2