Alexander Fleming

Nació Ayrshire, Escocia; el 6 de agosto de 1.881.

Con 13 años, tras la muerte de su padre, marcha a Londres junto con un hermanastro y su hermano John, ambos estudiantes de Medicina.

Se tituló en Medicina en la Universidad de Londres y en la escuela de Medicina del Hospital de Santa María (St. Mary's Hospital), estudió con beca en 1.902, donde cambió la cirugía por la bacteriología, además trabajó como catedrático de bacteriología de esta desde 1.928 hasta 1.948, año en que fue nombrado profesor emérito.

Cuando estalló la I Guerra Mundial, fueron enviados al servicio médico del ejército, donde salvaron millares de vidas con la vacuna contra la tifoidea.

En 1.919 lo nombraron profesor del Royal College of Sorgeons. Luego, en su incesante búsqueda de un antiséptico efectivo, descubrió en 1.920 la lisozima -enzima presente en secreciones corporales como las lágrimas-, que ciertamente poseía efectos antibacteriales, pero no tan potentes como los requeridos.

El descubrimiento de la penicilina tuvo lugar accidentalmente en 1.928 en el curso de sus investigaciones sobre la gripe. Fleming notó que sobre el plato estaba creciendo moho y que alrededor de este se había formado un halo o área libre de estafilococos, hecho que atrapó de inmediato su atención. Supuso, acertadamente, que esa capa de moho contenía alguna sustancia que inhibía el crecimiento de la bacteria. Llamó al principio activo penicilina notatum y en 1.929 publicó su hallazgo en Journal of Experimental Pathology una revista especializada sin despertar mayor interés en la comunidad científica.

Durante la Segunda Guerra Mundial fue el primer médico que aceptó probar en sus pacientes sifilíticos un compuesto del químico alemán Paul Ehrlich llamado salvarsán; lo administró decenas de veces con la nueva y difícil técnica de la inyección intravenosa. Para 1.932, Fleming había cambiado su objeto de estudio y jamás dio el paso crucial: probar la sustancia en ratones. En 1.938, Florey y Chain dos químicos ingleses, retomaron dichas investigaciones y se dedicaron a aislar la penicilina, que era tan potente contra bacterias patógenas e hicieron las pruebas de rigor en ratones infectados. El compuesto cambió para siempre el tratamiento de las infecciones bacterianas y dio origen a una ingente industria farmacéutica, cuyos productos sometieron, en poco tiempo, a temidas enfermedades como: neumonía, sífilis, tuberculosis y gangrena.

Fleming fue nombrado Sir en 1.944 y en 1.945 compartió el Premio Nobel de Fisiología y Medicina con los científicos británicos Howard Walter Florey y Ernst Boris Chain por sus contribuciones al desarrollo de la penicilina; aunque se le asocia sólo con el descubrimiento de la penicilina, Fleming fue además pionero en el uso de compuestos antisifilíticos.

Años antes del infarto de el 11 de marzo de1955; que acabó con su vida, declaró que su único mérito fue no ignorar aquella sugerente capa de moho. Fue enterrado en la Catedral de Saint Paul, en Londres.


Copyright © 2006 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com
Johndany Solutions C.A. - RIF: J-30851494-2