Agatha Christie

Nació el 15 de septiembre de 1.890, con el nombre de Ágata Mary Clarissa Miller, en el seno de una familia acomodada en Torquay, Devon, ubicada al Sur de Inglaterra.

Era la menor de tres hermanos, pero los dos mayores Madge y Monty estaban internos en colegios, por lo que ella pasó una infancia algo solitaria en Ashfield, la propiedad familiar, rodeada de personas mayores. Agatha se educó en casa, a base de algunas lecciones de su padre, estudios de música y, sobre todo, con innumerables lecturas.

Su infancia fue muy feliz, con la única desgracia de la muerte de su padre en 1.901, que ocasionó una mayor estrechez económica familiar. Optaron por alquilar Ashfield en invierno y pasar ese tiempo en Egipto, lo cual en aquella época resultaba muy rentable.

Por entonces, su hermana ya estaba casada y su hermano había ingresado en el ejército.

A partir de los inviernos en Egipto, Agatha comenzó a tener una intensa vida social. Sus romances con Belton Fletcher, Wilfried Pirie y Reggy Lucy no fructificaron. Su vida era muy tranquila hasta que entró en ella como un torbellino el teniente Archibald Christie, piloto de la naciente R.A.F. (Royal Air Forces).

El noviazgo duró dos años, pero la I Guerra Mundial precipitó los acontecimientos de tal manera que, contrajo matrimonio en 1.916 con Archibald Christie.

La joven Agatha entró como enfermera voluntaria en un hospital donde fue destinada a la farmacia y ello le sirvió para obtener amplios conocimientos de toxicología, que años después utilizaría en sus novelas.

El final de la guerra, su embarazo y el nacimiento de su hija Rosalind en 1.919, hicieron que se olvidara de la literatura. En sus ratos libres, además de cuidar de su madre y esperar noticias del marido ausente, escribió la novela “El misterioso caso de Styles”(1.920), en la que hizo protagonista a un original detective belga al que llamó Hercule Poirot, la cual, remitida a varios editores, sólo obtuvo como respuesta la negativa o el silencio.

Hasta que un día recibió la propuesta de la editorial The Bodley Head de publicar su novela y las cuatro siguientes que escribiera. Sin dudarlo aceptó, aunque las condiciones no eran muy buenas.

Su segunda novela fue “El misterioso Mr. Brown” en la que los jóvenes Tommy y Tupence Beresford sustituyen a Poirot como protagonistas. Al poco, partió con su marido a un largo periplo de promoción de la Exposición del Imperio, prevista para 1.924. A su regreso, publicó “Poirot Investiga” y “El hombre del traje color castaño”.

Agatha empezaba ya a ser conocida y entonces contrató a un agente literario, Edmond Cork, que ya la acompañaría hasta el final de su carrera. Cumplió su contrato con Bodley Head entregando “El secreto de Chimneys” (1.925) y cambió de editor pasando a Collins que también sería su perenne compañero de viaje.

Su vida profesional iba viento en popa, mientras que por contra, su matrimonio comenzó a deteriorarse. En 1926, publicó “El asesinato de Roger Ackroyd” que la encumbró definitivamente a la fama.

El 4 de Diciembre de 1926 desapareció durante diez días, produciendo un inmenso revuelo. Cuando fue encontrada en un hotel-balneario de Harrogate, alegó una amnesia fruto de la depresión, aunque lo que realmente pasó nunca se aclaró.

Al cabo de unos meses, concedió el divorcio a Archibald Christie (1.928) y se fue a las Islas Canarias, donde escribió “Los cuatro grandes” y “El misterio del tren azul”, ambas con Poirot como figura estelar. Poco después salieron de su pluma El misterio de las siete esferas y Matrimonio de sabuesos, de nuevo con los Beresford. También escribe “Un amor sin nombre”, en la que por primera vez firma como Mary Westmacott, inaugurando la costumbre de utilizar un seudónimo para sus obras no policíacas.

Por esa época, debuta Miss Marple en “Muerte en la vicaría”, que se convertiría en otro de sus protagonistas emblemáticos, y nos encontramos ya en el año 1.930.

Durante un viaje por Oriente Próximo conoció al arqueólogo ingles Max Mallowan -con quien se casa el 11 se septiembre de 1.930, y desde entonces Christie acompañó a su marido en sus visitas anuales a Irak y Siria.

Al año siguiente, publica “El misterio de Sittaford”, “Peligro Inminente” y “Miss Marple y trece problemas”.

En 1.933, salen a la luz “Parker Pyne” y “El misterio de Listerdale”, acompañadas por el título “Retrato inacabado” con el seudónimo de Mary Westmacott.

Hasta el inicio de la II Guerra Mundial, publica sucesivamente: “Asesinato en Mesopotamia” (1.930), “Asesinato en el Orient Express” (1.934), “Poirot en Egipto” (Muerte en el Nilo, 1.937), “Cita con la muerte” (1.938), entre otras.

En 1.938, vende Ashfield y compra Greenway, la que será hasta el fin de sus días su gran mansión a orillas del río Dart en Devon.

Recién acabada la contienda mundial, lanzó: “Ven, dime como vives”, una novela costumbrista que extrañamente firmó como Agatha Christie.

Entre 1.946 y 1.950, engrosaron su palmarés: “Palmares de la vida”, “La casa torcida”, “Los trabajos de Hércules”, “Se anuncia un asesinato”, la adaptación teatral de “Muerte en la vicaría” y “Rosa de sangre”.

En 1.950, Cork y Collins organizan unas grandes celebraciones para conmemorar sus 60 años y sus 60 libros. Entre celebraciones, aún tuvo tiempo para escribir “Intriga en Bagdad”, “Mrs. McGinty ha muerto”(1.952). y, sobre todo, su predilecta: “Testigo de cargo” (1.953).

Además, escribió un guión radiofónico como regalo de cumpleaños para su fan más ilustre: la Reina Madre: “La ratonera”(1.952), que poco después se convertiría en la obra teatral con mayor éxito de la historia.

En septiembre de 1.960, celebró sus 70 aniversario yendo a la ópera y regalándose una gran cena, sus dos pasiones, junto con su familia. Poco después, la UNESCO anuncia oficialmente que era el autor más vendido del mundo.

En 1.971, es nombrada Dame del Imperio Británico, con lo cual disfruta de dos títulos nobiliarios, uno por ella misma y otro por su marido.

En 1.973 asiste al estreno de una gran superproducción cinematográfica de “Asesinato en el Orient Express” que le gusta mucho a pesar de que el permiso para su realización se lo tuvieron que arrancar a regañadientes sus viejos amigo Lord Mountbatten.

Su último acto público fue el 23 aniversario de “La ratonera” en septiembre de 1.975. Poco después se publicó “Telón” (1.974), escrita hacía años, en la que ocurre la muerte de su emblemático personaje Hercule Poirot, que fue una premonición, pues el 12 de enero 1.976, Agatha siguió en el camino de la tumba a su héroe.

En 1.977 se publica por fin su Autobiografía y poco después, en 1.980, la UNESCO anuncia que había alcanzado los 4000 millones de libros vendidos en todo el mundo.


Copyright © 2006 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com
Johndany Solutions C.A. - RIF: J-30851494-2