Auguste Comte

Auguste Isidore Marie-Francois Comte nació en Montpellier el 19 de enero de 1798, en el seno de una familia estrictamente católica y defensora de la monarquía.

A los 14 años de edad el joven Comte anunció que ya no creía ni en Dios ni en el rey.

Comte entró en 1814 en la Escuela Politécnica de Paris y dio grandes pruebas, no sólo de facultades especulativas, sino también de no hallarse conforme con los medios existentes de enseñanza y las formas de la sociedad, llegando a creer que estaba destinado a desempeñar en el siglo XIX la misión de Bacon, e iniciar una nueva revolución filosófica. Las Ciencias matemáticas y las Ciencias físicas ocupaban su atención, al mismo tiempo que las cuestiones sociales, y llegó a convencerse y a estar persuadido de la idea de que había llegado el tiempo en que toda ciencia y toda filosofía debía ser estudiada desde el punto de vista social, como el más importante. Aunque fue un estudiante precoz, no llegó a obtener un título universitario; aunque los completó de forma autodidacta.

Sin embargo, dos años más tarde (en 1816) fue expulsado de la escuela; cuando esta se reorganizó sobre bases monárquicas, pero en lugar de regresar a Montpellier se quedó en París, donde sobrevivió por medio de clases privadas de matemáticas y bajo la influencia de los ideologues, como Cabanis, Destutt de Tracy y Volney.

En 1818 Comte se convirtió en secretario de Claude Henri Saint-Simon, un filósofo 38 años mayor que él. Este hecho le permitió a Comte publicar artículos en diversas revistas como: La Politique , L'Industrie , L'Organisateur .

Saint-Simon y Comte trabajaron juntos durante varios años, pero en 1824 se separaron porque Comte pensaba que Saint-Simon no daba suficiente crédito a sus ideas. Más tarde Comte escribiría sobre su relación con Saint-Simon calificándola de "enseñanza mórbida en su adolescencia e impartida por un maquinador depravado". A pesar de la hostilidad tardía que sintió hacia Saint-Simon, Comte solía reconocer su deuda con él.

En 1826 Comte anunció un curso privado que atrajo oyentes tan ilustres como Humboldt, Fourier, Esquirol y Blainville; desafortunadamente, después de la tercera conferencia Comte sufrió un ataque de locura que duró más de un año, al cabo del cual se deprimió de manera tan profunda que intentó suicidarse arrojándose al Sena de donde por fortuna fue rescatado.

En 1828 Comte reanudó su famoso curso, que empezó a publicarse en 1830 y se terminó 12 años más tarde. En esta obra titulada: “Curso de filosofía positiva” (1830-1842); Comte, estudió cada una de las ciencias o ramas del saber las cuales deben pasar por "tres estadios teoréticos diferentes: el teológico o estadio ficticio; el metafísico o estadio abstracto; y por último, el científico o positivo". Está obra es considerada como la expresión clásica de la actitud positivista, es decir, la actitud de quien afirma que tan sólo las ciencias empíricas son la adecuada fuente de conocimiento.

En 1845 Comte conoció a Clotilde de Vaux y se enamoró de ella, pero la relación (a partir de entonces el pensamiento de Comte se tiñe de un carácter romántico y místico que derivará hacia posturas cada vez más conservadoras, convirtiendo el positivismo en una religión de la que él se autoproclama Sumo Sacerdote) solamente duró un año, debido al fallecimiento de Clotilde. En 1848 Comte creó una Sociedad Positivista, que tuvo seguidores sobre todo en los países anglosajones.

Durante sus últimos años de vida se encuentran entre sus obras: “Sistema de política positiva” (1851-1854), donde propuso como aceptable una religión que estimulara una benéfica conducta social; “Catecismo positivista” (1852); donde transformó su filosofía positiva en un sistema religioso, organizado en gran parte siguiendo la estructura de la Iglesia católica; pero el Ser Superior que se veneraba era la humanidad; y el primer volumen de, “Síntesis subjetiva” (1856), obra que quedó incompleta debido a su muerte, acaecida el 5 de septiembre de 1857 en Paris.

Entre las obras de Comte podemos encontrar entre otras: “Sistema de política positiva”; “Consideraciones sobre las ciencias, los sabios y el poder espiritual”, publicada en El Productor, periódico San Simoniano; “Tratado elemental de Geometría analítica”; “Discurso sobre el espíritu positivo”; “Tratado filosófico de Astronomía popular”; “Discurso sobre la totalidad del positivismo”; “Sistema de política positiva”, instituyendo la religión de la humanidad; ”Calendario positivista”; “Catecismo positivista”.


Copyright © 2006 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com
Johndany Solutions C.A. - RIF: J-30851494-2